La embajada de Estados Unidos en La Paz decidió posponer sin fecha las celebraciones previstas con motivo del 4 de julio, su fiesta nacional, informó hoy la representación diplomática estadounidense a través de un escueto comunicado.

Fuentes de la embajada contactadas por Efe rechazaron precisar los motivos de la decisión, anunciada después de que varios países europeos negaran esta semana el sobrevuelo y aterrizaje al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, por sospechas de que a bordo viajara el exanalista de la CIA Edward Snowden.

Lo ocurrido ha provocado una grave crisis diplomática entre Europa y América Latina, que ha condenado en bloque el trato recibido por Morales, quien regresaba de una cumbre en Rusia y tuvo que aterrizar de emergencia en Viena.

Bolivia negó tajantemente que en el avión presidencial estuviera Snowden, reclamado por EE.UU. por revelación de información confidencial, y culpó a ese país de haber presionado a los Gobiernos europeos para que negaran el paso de la aeronave de Morales.

El Ejecutivo boliviano llegó a calificar las 13 horas que permaneció su presidente varado en Austria como "un secuestro del imperialismo".

Las celebraciones postergadas iban a consistir en una recepción diplomática este mediodía y en una fiesta el próximo sábado con comida típica estadounidense y actividades para los niños.

Bolivia y EE.UU. no tienen relación a nivel de embajadores desde 2008, año en que Morales expulsó al entonces embajador en La Paz, Philip Goldberg, por supuestas conspiraciones contra su Gobierno, una acusación rechazada por Washington, que a su vez echó al embajador boliviano.

Ese mismo año fue expulsada del país andino la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA, por su sigla en inglés), también por supuestas conspiraciones contra Morales, y en mayo de este año el Gobierno anunció la expulsión de la agencia estadounidense de cooperación (Usaid) por el mismo motivo.