James Gandolfini dejó la mayor parte de sus bienes, estimados en unos 70 millones de dólares, a su hijo de 13 años y a una bebé de menos de un año.

El fallecido protagonista de la serie de televisión "Los Soprano" dejó además millones de dólares a su esposa y otros familiares.

El diario The New York Post dijo que el testamento fechado el 19 de diciembre fue presentado el martes en el Tribunal de Albaceas de Manhattan.

El hijo de Gandolfini, Michael, recibirá la parte del león mediante un fondo en fideicomiso establecido hasta que cumpla 21 años.

Dividirá los bienes raíces de su padre en Italia con su hermanastra Liliana, de 8 meses, cuando ella cumpla 25 años.

El diario dijo que el resto de la fortuna de Gandolfini se dividirá entre su esposa, sus hermanas y su hija.

Dejó además 200.000 dólares a su asistente personal y a su secretaria.

El testamento es el primero y el más importante de la fortuna del actor. Seguramente se presenten más documentos posteriormente.

Gandolfini falleció el 19 de julio.