Más experimentado, Usain Bolt está dispuesto a seguir reinando en la pista de atletismo al menos hasta los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

El jamaiquino, seis veces campeón olímpico, competirá en el encuentro atlético Areva en París el sábado, y busca recuperar la forma y motivación, tras los cuestionamientos que enfrentó a raíz de una derrota frente al estadounidense Justin Gatlin en Roma, el 6 de junio.

Bolt se ha recuperado desde entonces, al conquistar los 200 metros en Oslo y al parar el cronómetro en 9.94 segundos en una carrera de 100 metros en su país, el 21 de junio.

Está claro que quiere seguir mejorando.

"Quiero continuar dominando hasta los próximos Juegos Olímpicos. Tengo que trabajar y entrenar duro y mantenerme concentrado", dijo el atleta el martes, en una conferencia de prensa. "He ganado ya todo, pero ahora es momento de demostrar que puedo ser un velocista dominante. Uno quiere seguir ganando durante el resto de su carrera".

En cierto modo, la derrota ante Gatlin habría incluso ayudado a que el espigado jamaiquino retomara el trabajo arduo.

"Me di cuenta de lo que necesitaba para recuperarme", afirmó. "He trabajado duro, me he concentrado, he sacrificado muchas cosas y ahora estoy listo".

Bolt, que cumple 27 años en agosto, se prepara para el Mundial que se disputará el mes próximo en Moscú. Una parte de esa preparación será la carrera de los 200 metros en París, la novena etapa de la Liga de Diamante.

Se trata de un encuentro donde enfrentará a sus compatriotas Warren Weir y Nickel Ashmeade, junto con el francés Christophe Lemaitre, ex campeón europeo en la modalidad.

Y resulta evidente que Bolt está ansioso por disputar la carrera.

"De verdad disfruto correr las grandes carreras antes de un Mundial. Esto te dice dónde estás y en qué necesitas trabajar", expresó. "Sé que estos jóvenes están mejorando y que desearán competir y llevarme al límite".

Bolt no se confía en el reto del sábado o en las competiciones futuras, en un momento en que emerge una nueva generación de velocistas. Weir ganó los 200 metros en Shanghai y Nueva York en mayo, y cronometró 19.79 segundos en Kingston el mes pasado.

Sin embargo, Bolt recalca que tiene de su lado la experiencia y, desde luego, la velocidad.

"Será difícil, va a ser un reto porque siempre habrá chicos más jóvenes y rápidos que llegan y te desafían", dijo. "Estoy ansioso por verlos y por vencerlos también".

Después de competir en Areva, Bolt disputará los 100 metros y el relevo 4x100 en Londres, el 26 y 27 de julio. Será su última competición relevante antes del Mundial, que arranca el 10 de agosto y en el que su objetivo son tres medallas de oro.

Por supuesto, Bolt piensa también en 2016, cuando tratará de defender sus títulos olímpicos.

"Quiero ir a Río para ganar las tres medallas", advirtió. "Si quiero llegar ahí, tengo que asegurarme de hacer mis tareas cada año. No puedo eludir una sola temporada. Tengo que estar seguro de que cada año me presiono para alcanzar cierto estándar".