El extécnico de la CIA Edward Snowden acusó hoy al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de recurrir al "engaño" y a la "agresión política" contra otros países para lograr su extradición.

"Esta clase de engaño por parte de un líder mundial no es justicia y tampoco lo es la pena extrajudicial del exilio. Éstos son viejos y malos instrumentos de agresión política. El propósito es intimidar, pero no a mí, sino a aquellos que vendrán después de mí", señala el comunicado de Snowden colgado en la página web de WikiLeaks.

Snowden, quien se encuentra desde el pasado 23 de junio en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo y ha solicitado asilo político en Rusia, según informaron hoy fuentes diplomáticas locales, recordó que Obama había prometido el pasado jueves que no recurriría a "chanchullos" para solucionar su caso.

"Pero ahora se informa de que después de prometer que no lo haría, el Presidente ha ordenado al vicepresidente que presione a los líderes de las naciones a los que he solicitado protección para que denieguen mis peticiones de asilo", dijo, en sus primeras declaraciones desde que aterrizara en Moscú.

Snowden, quien es reclamado en su país por tres delitos por violar la ley de espionaje de EEUU, denuncia que "la Administración de Obama ha adoptado ahora la estrategia de utilizar la ciudadanía como arma".

"Aunque no he sido acusado de nada, ha revocado unilateralmente mi pasaporte, convirtiéndome en un apátrida. Sin orden judicial alguna, la Administración busca ahora impedirme que ejerza un derecho básico. Un derecho que pertenece a todo el mundo. El derecho a pedir asilo", apunta.

Y recuerda que EEUU fue durante décadas uno de los mayores defensores del derecho humano a solicitar asilo, acuñado en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero que la actual Administración reniega de ello.

El exagente de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (ANS) asegura que tuvo que abandonar Hong Kong con destino a la capital rusa al temer por su seguridad personal.

"Abandoné Hong Kong después de que quedara claro que mi libertad y seguridad estaban bajo amenaza por desvelar la verdad", señala.

El comunicado destaca que la Administración de Obama no teme a personas como o él mismo, Bladley Manning, analista del Ejército de EEUU, o Thomas Drake, directivo del ANS, acusados también de desvelar secretos de Estado.

"No, la Administración de Obama te tiene miedo a ti. Tiene miedo a un público informado e indignado que exija el Gobierno constitucional que le fue prometido. Y debe tenerlo", añade.

Snowden, de 30 años, concluye la nota manifestando que está orgulloso de sus convicciones y expresando su agradecimiento a todos los que le han apoyado.

Poco antes de que se hiciera pública la petición de Snowden de asilo político en este país, el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió hoy que si quiere permanecer en el país deberá cesar sus filtraciones.

"Si él (Snowden) quiere quedarse aquí hay una condición: debe cesar en su labor dirigida a perjudicar a nuestros socios estadounidenses", dijo el jefe del Kremlin en rueda de prensa.

Sin embargo, el propio presidente ruso vio poco probable que Snowden acepte cesar su actividades contra EEUU.

"Se siente un luchador por los derechos humanos. Un nuevo disidente. Por lo visto, no tiene intención de dejar esa labor y, por tanto, deberá elegir un país de destino y trasladarse allí. ¿Cuándo va a ocurrir esto? Lamentablemente, no lo sé", señaló.

Putin también reiteró que Snowden no es un agente ruso y que los servicios secretos de este país nunca han colaborado, ni colaboran con el antiguo empleado de los servicios de inteligencia norteamericanos.

A su vez, fue categórico al asegurar que no extraditará a Snowden a su país de origen.

"Rusia nunca ha entregado a nadie y no piensa hacerlo. Nadie nos ha entregado a nadie y esto ustedes también lo saben", afirmó.

Tanto los diputados oficialistas rusos, como los opositores como los activistas de derechos humanos más críticos con el Kremlin se han manifestado a favor de la concesión de asilo político a Snowden, quien solicitó anteriormente asilo político a Ecuador, país que acoge al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.