El poder del juego ofensivo fue la clave que permitió a los Nacionales de Washington y a los Rojos de Cincinnati quedarse con dos importantes victorias en la jornada del béisbol profesional de la Liga Nacional.

El jardinero izquierdo Bryce Harper empalmó un jonrón en su primer swing desde que salió de la lista de los lesionados, y sus compañeros de los Nacionales se unieron al festival de batazos, para ganar fácil (10-5) a los Cerveceros de Milwaukee.

Después de perderse 31 partidos por una bursitis en la rodilla izquierda --consecuencia de una colisión contra el muro del Dodger Stadium-- Harper dio a los Nacionales la chispa que les permitió propinar su segunda paliza en dos días.

Washington, que coqueteó con la marca de .500 durante buena parte de junio, se colocó dos juegos arriba por primera vez desde finales de mayo.

El jardinero derecho Jayson Werth remolcó cinco carreras e incluso el lanzador Jordan Zimmermann lució letal con el bate al conseguir tres imparables, la mejor marca de su equipo, incluido un doble que encendió un racimo de cinco carreras en el tercer episodio y un sencillo que desató un ataque de dos anotaciones en el cuarto.

Con una ventaja de 8-0, Zimmermann (12-3) trabajó durante seis entrada, en las que permitió cuatro carreras para empatar al invicto Max Scherzer, de los Tigres de Detroit, como líder de las mayores en el apartado de victorias en lo que va de temporada.

Como tercero en el orden y jardinero izquierdo, Harper encontró el segundo lanzamiento que le hicieron, una recta del mexicano Yovani Gallardo (6-8), que cargó con la derrota, y envió la pelota al bullpen de los visitantes, detrás del jardín izquierdo.

El ataque de los Cerveceros tuvo el apoyo de los dominicanos, el campocorto Jean Segura, que se fue de 5-1 con una impulsada, el jardinero central Carlos Gómez tuvo de 5-0 con una anotada, el tercera base Aramis Ramírez de 4-2 con una impulsada y el inicialista Juan Francisco de 4-2 con dos anotadas y una producida.

El tercera base Todd Frazier disparó un jonrón y produjo cuatro carreras para que los Rojos derrotasen 8-1 a los Gigantes de San Francisco en un juego abreviado a seis entradas por la lluvia.

Frazier remolcó una carrera con un sencillo y pegó un jonrón de tres anotaciones ante el zurdo Mike Kickham (0-3), que ha sido castigado en cada una de sus tres aperturas en las mayores.

Los Rojos anotaron su mayor número de carreras desde la victoria 12-2 el 11 de junio en Chicago ante los Cachorros.

El abridor Bronson Arroyo (7-6) permitió un par de imparables en seis entradas, incluyendo el jonrón del primera base Brandon Belt.

Los Gigantes regresaron a la ciudad donde el año pasado lograron una de las grandes remontadas en la historia de la fase final. Tras estar 0-2 abajo en la serie de primera ronda de la Liga Nacional, San Francisco arrasó en los siguientes tres partidos en el Great American Ballpark rumbo a la conquista de la Serie Mundial.

Pero los Gigantes están lejos en su juego de lo que fueron la pasada temporada después de perder nueve de sus últimos 11 partidos disputados y han anotado dos carreras o menos en ocho de esos encuentros.

El jardinero izquierdo Andrew Brown conectó un sencillo productor de dos carreras cuando había dos "outs" de la decimotercera entrada, y los Mets de Nueva York se recuperaron de desventajas en un par de ocasiones para vencer 5-4 a los Diamondbacks de Arizona.

El primera base Josh Satin volvió a estar inspirado con el bate oportuno y empató el encuentro con un sencillo productor en el noveno episodio frente al cerrador estelar de los Diamondsbacks, J.J. Putz.

El jardinero Cody Ross abrió el decimotercer episodio con un vuelacerca frente al relevista David Aardsma (1-0), pero los Mets volvieron a reaccionar ante el bullpen de los Diamondbacks, que sufrieron así su cuarta derrota consecutiva.

Satin conectó un doblete con un "out" frente al relevista Josh Collmenter (4-1), y el receptor John Buck recibió base por bolas intencional.

El lanzador de los Mets, Matt Harvey, entró como bateador emergente por Aardsma y se sacrificó para que avanzaran los corredores.

Después de que campocorto tejano de origen hispano Omar Quintanilla recibió el boleto intencional, Brown encontró un lanzamiento con cuenta de 0-2 y pegó una línea entre el jardín izquierdo y el central.

Sus compañeros lo recibieron en el festejo cerca de la primera base, pasada la medianoche.

El abridor cubano José Fernández volvió a mostrar todo el poder que tiene en su brazo y dio una exhibición de dominio desde el montículo para ayudar a los Marlins de Miami a ganar por blanqueada de 4-0 a los Padres de San Diego y conseguir la tercera victoria consecutiva.

Fernández (5-4) ponchó a 10 bateadores rivales y permitió dos imparables en los ocho episodios que estuvo en el montículo, el trabajo más largo que ha tenido desde que llegó a las Grandes Ligas.

El abridor cubano igualó la mejor marca de su carrera en ponches, dio una base por bolas y realizó 100 lanzamientos antes de ser sustituido por un bateador emergente.

Fernández mejoró su marca a 3-1 con 1.34 de promedio de efectividad durante sus últimas seis aperturas.

El cerrador Steve Cishek subió al montículo con dos a bordo y sacó el último "out" para su decimoquinto rescate en 17 oportunidades, al completar una faena de tres imparables.