El primer preclasificado Novak Djokovic y el segundo Andy Murray no han perdido un solo set en lo que va de Wimbledon. Y ante las sorpresas que ha deparado el torneo, ello representa todo un logro.

El español Rafael Nadal, 12 veces campeón de torneos del Grand Slam cayó en la primera ronda. El suizo Roger Federer, poseedor de 17 títulos de torneos grandes — un récord — quedó eliminado en la segunda ronda, lo mismo que la rusa Maria Sharapova, cuatro veces monarca en majors.

Por si fuera poco, la estadounidense Serena Williams, que se ha coronado cinco veces en el All England Club, vio cortada su racha de 34 triunfos en fila en la cuarta ronda.

Los batacazos han abundado. Ningún jugador ubicado entre los 20 primeros del escalafón, salvo Murray, queda vivo en su cuadro, y el número de retiros antes o durante los partidos por problemas de salud ha igualado un récord.

"Todos han estado un poco nerviosos, un poco presionados por lo que ha ocurrido con las lesiones, retiros, sorpresas y todo eso", reconoció el escocés Murray, campeón reinante del US Open.

Pero Murray y Djokovic han hecho que todo parezca normal, de cara a los cuartos de final que se disputan el miércoles.

En la parte alta de la llave, el serbio Djokovic, seis veces campeón de certámenes del Grand Slam y el único ex campeón de Wimbledon que sigue con vida aquí, enfrentará al checo Tomas Berdych (7mo preclasificado), quien fue finalista en 2010. El español David Ferrer (4) se medirá al argentino Juan Martín del Potro (8), quien conquistó en 2009 el US Open y quien tampoco ha perdido un set en cuatro partidos.

Mientras, en la parte baja, Murray chocará con el español Fernando Verdasco, 54to del ranking, y el 24to Jerzy Janowicz enfrentará a su compañero del equipo de la Copa Davis, Lukasz Kubot, quien ocupa el lugar 130. Será un duelo entre los primeros polacos en llegar a los cuartos de final de un torneo grande desde 1980.

"Será algo mágico", anticipó Janowicz.

También Verdasco y Del Potro están por primera vez en los cuartos de final de Wimbledon. Ferrer cayó en esta etapa el año pasado.

Los otros tres tienen mejores credenciales en el césped de Wimbledon: Murray fue finalista en 2012 y Berdych en 2010, mientras que Djokovic se embolsó el trofeo en 2011.

"Me siento bien conmigo en este momento. Pienso que en realidad juego mejor en el pasto hoy que hace un par de años, cuando gané el torneo", dijo Djokovic, quien no había ganado todos los sets en las cinco veces anteriores que se coló a los cuartos de final en Wimbledon. "Por ahora me siento bien. Soy el número uno del mundo. No tengo motivos de preocupación sobre mi juego".

Djokovic trata de llegar a las semifinales por 13ra vez seguida en un Grand Slam. Sería la segunda racha más larga de este tipo en la historia del tenis de hombres, sólo detrás de las 23 de Federer.

El astro balcánico ha jugado en siete de las últimas 10 finales de majors, y se ha combinado con Federer y Nadal para conquistar 31 de los últimos 33 trofeos.