El número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, dio hoy un nuevo paso adelante en su recorrido este año en Wimbledon al vencer en tercera ronda al francés Jeremy Chardy, en una hora y 26 minutos, por 6-3, 6-2 y 6-2.

Djokovic mantuvo intacta su estadística personal ante el francés, que no le ha arrancado un solo set en las siete ocasiones en las que ambos se han enfrentado, y afrontará los octavos de final del torneo ante el alemán Tommy Haas, décimo tercer favorito y verdugo hoy del español Feliciano López.

Ante el número 25 de la ATP, Djokovic volvió a mostrarse intratable en una pista en la que ya se coronó en 2011 y donde aspira a hacerlo por segunda vez el domingo 7 de julio, en una temporada en la que ya se impuso en Australia y se quedó a un paso de la final de Roland Garros, el único grande ausente en su palmarés, y donde el español Rafael Nadal le cerró la puerta en el desempate del quinto set de la semifinal.

El serbio ha alcanzado los octavos de final en el All England Club durante cinco temporadas consecutivas y firmó hoy su victoria número 50 sobre hierba en el circuito, las mismas que acumulan Nadal y el belga Xavier Malisse (72 menos de las que suma el suizo Roger Federer).

Djokovic es el único ganador de Wimbledon que continúa vivo en el torneo después de la temprana eliminación de Nadal, en primera ronda, y de Federer, en segunda, así como el australiano Lleyton Hewitt, campeón en 2002 y que perdió su segundo partido este año.

El serbio saltaba hoy a la pista con diversas estadísticas a su favor, entre ellas la que dictaba que no ha perdido ante un tenista francés en sus últimos 24 enfrentamientos, desde que le batió Michael Llodra en París en 2010. EFE