El representante de famosos Lele Mora afirmó hoy, durante el proceso sobre el caso Ruby en el que está imputado, que en las cenas que el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi celebraba en sus casas hubo "desmesura, abuso de poder y degradación".

Mora realizó estas afirmaciones en la declaración espontánea que hizo hoy durante la audiencia del proceso en el que está imputado por inducción a la prostitución, también de menores, junto con el director de informativos de canal de televisión Rete Quattro (propiedad de Berlusconi), Emilio Fede, y la exconsejera de la región de Lombardía Nicole Minetti.

"He leído en un periódico que describía lo que ocurría en las fiestas de Berlusconi como desmesura, abuso de poder y degradación y fue así", aseguró Mora leyendo su declaración ante los jueces.

El representante también admitió que llevó a las chicas a las fiestas de Berlusconi, pero recalcó que en ningún momento les obligó a hacer nada "ni orientado sus conductas" y que no consideró que su comportamiento fuese de "prostitución".

También reconoció que recibió un préstamo por parte de Silvio Berlusconi para sus negocios.

Por este caso, en el que se intenta esclarecer lo que ocurría en las fiestas de Berlusconi y la presencia de la joven marroquí Karima el Mahroug, conocida como "Ruby, cuando era menor de edad, la fiscalía ha pedido siete años de cárcel y prohibición de mandato público de por vida para los tres acusados.

En el otro proceso del caso Ruby, en el que está imputado Silvio Berlusconi, los jueces de la primera instancia le condenaron a siete años de cárcel e inhabilitación perpetua de cargos públicos por los delitos de abuso de poder e incitación a la prostitución.

Los abogados de Berlusconi siempre han defendido que se trataba de "cenas elegantes y normales".