El actor estadounidense Jamie Foxx considera todo un "honor" interpretar en la gran pantalla al presidente de Estados Unidos, al que da vida en "White House Down", una cita de acción que se estrena hoy en las salas estadounidenses.

"Fue divertido poder estar dentro de un personaje así y poder ver como se sentiría" en circunstancias bastante poco convencionales, dijo Foxx durante una entrevista con Efe en Miami con motivo del estreno de la cinta, dirigida por Roland Emmerich.

"White House Down" cuenta cómo un joven policía aspirante a formar parte del Servicio Secreto estadounidense se convierte en la única esperanza del inquilino de la Casa Blanca para seguir con vida una vez que su residencia ha sido literalmente tomada por un grupo de paramilitares con siniestras intenciones.

En la película, el personaje de presidente estadounidense James Sawyer tiene un gran parecido con Barack Obama, al que Foxx asegura haber tenido ocasión de conocer y coincidir varias veces.

Aunque admira su trabajo, el actor de Hollywood de 45 años y ganador de un Oscar, reconoce que "no le gustaría tener un trabajo así en la vida real".

En esta cinta comparte protagonismo con el joven actor Channing Tatum, que cambia de registro después de haber participado en películas como "21 Jump Street" (2012), "Magic Mike" (2012) o "Dear John" (2010).

En esta ocasión, Tatum deja de lado las comedias y los relatos de amor para encarnar a un joven que pretende entrar en el servicio secreto estadounidense.

En una entrevista con Efe el propio Tatum, de 33 años, prometió a los espectadores que verán "mucha acción en una muy historia humana" en la segunda cinta con la misma temática que llega a la cartelera este año tras "Olympus Has Fallen".

"Interpreto a John Cale -explica-, un chico que quiere hacer un favor a su hija y la lleva a hacer un tour por la Casa Blanca, que acaba siendo tomada y atacada".

Los protagonistas de "White House Down" coincidieron en asegurar que Obama "se divertirá" con esta cinta porque es "una buena película para disfrutar en familia".

De hecho, y según reveló Tatum, el propio presidente estadounidense pidió una copia de la película para poder verla. "Creemos que la va a ver, esperamos que lo haga", dijo convencido el actor de Alabama.

A pesar de que es una película de acción -que permite ver cómo algunos edificios emblemáticos de Washington, como la Casa Blanca o el Congreso, quedan destruidos a consecuencia de un ataque paramilitar-, con algún toque de humor, sus protagonistas insisten en que "White House Down" es una producción dirigida a toda la familia.

"No es una cinta sólo de disparos, donde Roland Emmerich lo hace mejor que nadie, sino que (el protagonista) trata de salvar a su hija, y también la relación que tiene con ella", explica Foxx sobre una trama que llega hoy a las salas estadounidenses.

Ambos actores coinciden también en destacar el "increíble" trabajo de Emmerich para conseguir unos efectos especiales como los que aparecen en algunas escena de "White House Down".

"Obviamente no podíamos hacer estallar la Casa Blanca, quemarla o algo parecido. Es increíble cómo Roland Emmerich conoce el funcionamiento de las herramientas para hacer esos efectos especiales", indicó Tatum.

Los actores explicaron que el equipo de la película tuvo acceso a la Casa Blanca para poder documentarse mejor sobre la distribución, el funcionamiento y los detalles dentro de ese emblemático edificio.

"Roland (Emmerich) y todo su equipo consiguieron acceder a la Casa Blanca para tomar fotos de todo. Todo lo que aparece en la película es real: las obras de arte que había en la pared, el pequeño tapete que había en el piano, todo coincide", dijo Tatum.

HASH(0x8e1fd94)

Antoni Belchi