La víspera al sorteo universitario de la NBA dejó como grandes protagonistas al presidente ejecutivo de los Heat de Miami, Pat Riley; al nuevo entrenador de Los Ángeles Clippers, Doc Rivers, y al legendario Larry Bird, que vuelve como presidente de operaciones de los Pacers de Indiana.

Riley, en su comparecencia ante la prensa como despedida de lo que fue otra temporada triunfal para su equipo al revalidar el título de liga, reiteró que dentro del equipo no hay necesidad de hacer cambios y que, con lo que tienen, están listas para afrontar el gran reto de buscar un tercer triunfo.

"Nuestra meta y objetivo es volver la próxima temporada con el equipo que tenemos actualmente y de hecho ya hemos logrado que Mario Chalmers firme un nuevo contrato, mientras que esperamos que el resto de los jugadores se mantengan también con nosotros", destacó Riley.

"Hablar ahora de lo que pueda suceder en el 2014 con LeBron James no tiene sentido", aseguró.

"Me gusta el equipo que tenemos y por lo tanto nuestra pregunta es si queremos seguir por el mismo camino para revalidar el título. La respuesta es positiva y además somos conscientes de que cuando se necesitan cambios deben hacerse, pero ahora no es el caso", comentó.

Riley también dijo que su objetivo es seguir al frente del equipo mientras que el dueño de los Heat, Micky Arison, así lo desee, y por lo tanto no piensa en la retirada.

El veterano directivo de los Heat admitió que no tiene ningún problema por haberle dado a los Cavaliers de Cleveland, en el 2011, los derechos de selección de la primera ronda del sorteo universitario del 2013 a cambio de James.

"Si tuviese la oportunidad de hacerlo de nuevo, repetiría el traspaso, sin ningún problema", agregó Riley, que dijo que su equipo no tiene mayores expectativas con el sorteo que va a celebrar hoy en Nueva York.

Mientras, Rivers también se presentó ante la prensa de Los Ángeles como nuevo entrenador y presidente de operaciones de los Clippers y dijo que su misión no es otra que conseguir triunfos y lograr una cultura ganadora dentro del equipo.

"Soy muy creyente en la cultura y aunque en Boston había historia creí que había que hacer cosas diferentes. Creo que hay que tener una cultura ganadora y eso es lo que buscaré desde ahora", explicó.

"La meta es ganar títulos pero primero debemos demostrar que podemos ganar una serie y luego seguir construyendo", valoró Rivers, que hasta la pasada temporada dirigió a los Celtics de Boston.

Mientras Bird, después de un año de descanso, regresa de nuevo como presidente de operaciones, cargo que ya ostentó desde el 2003 al 2012.

Bird, que llega para sustituir a su gran amigo y mentor Donnie Walsh, dijo que el año que había estado alejado de la competición de la NBA le había ayudado muchísimo.

"El tiempo de descanso me ha permitido reflexionar, solucionar algunos problemas de salud y volver completamente recuperado y lleno de energía", subrayó Bird.