Rory McIlroy dijo que se siente "un poco perdido", durante un año difícil, tras firmar una tarjeta de 74 golpes, dos arriba del par, en el Abierto de Irlanda, para caer a ocho impactos del sueco Oscar Floren, el líder después de la primera ronda.

El norirlandés McIlroy, segundo en el escalafón mundial, totalizó cuatro bogeys y apenas dos birdies en un campo húmedo y bajo un cielo nublado en el club Carton House, a las afueras de Dublín. McIlroy acertó sólo a cinco de los 14 fairways y debió realizar 34 putts.

"Por el momento, ningún aspecto de mi forma de jugar está fuerte; me siento un poco perdido", dijo. "En los centros de prácticas puedo golpear bien, pero cuando llego al campo, mis tiros no parecen estar ahí".

Floren entregó una tarjeta de 66 golpes, seis debajo del par. Con su "drive", llegó al green en el hoyo 18, un par cuatro, y embocó un putt a seis metros, para un eagle.

"Simplemente salí y me funcionó todo", dijo Floren.

El estadounidense Peter uihlein se ubicó a un golpe, junto con el holandés Joost Luiten, el francés Jean Baptiste Gonnet, el norirlandés Michael Hoey y el irlandés Shane Lowry.

El argentino Estanislao Goya se ubicó a tres golpes de la punta. El "Tano" completó su recorrido en 69 golpes.