La Casa Blanca ha iniciado la elaboración de una lista de posibles candidatos para sustituir a Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal (Fed) ante su posible salida del banco central cuando concluya su actual mandato en enero de 2014, indicó hoy el Wall Street Journal (WSJ).

De acuerdo al diario financiero, que cita personas involucradas en el proceso, los encargados de designar a los candidatos son el secretario del Tesoro, Jack Lew, y un pequeño de grupo de funcionarios de la Casa Blanca.

Entre los nombres que se barajan figuran la actual vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen; el ex secretario del Tesoro bajo la Administración del presidente Bill Clinton y ex asesor del actual presidente Barack Obama, Larry Summers.

Otros posibles candidatos son los ex vicepresidentes de la Fed, Alan Blinder y Roger Ferguson.

Bernanke, que fue nominado primeramente por el presidente George W. Bush, ha declinado hablar sobre su futuro, pero en los últimos meses se han incrementado los rumores acerca de su intención de dejar el cargo que ostenta desde 2006.

El senador republicano Bob Corker, miembro del Comité Bancario del Senado donde se deberían celebrar las audiencias sobre un potencial candidato a presidir la Fed ha afirmado recientemente que "estaría muy sorprendido si (Bernanke) se quedase".

Asimismo, Obama, que ha alabado la actuación de Bernanke al frente de la Reserva Federal tras el estallido de la crisis financiera en 2008, ha insinuado que el actual presidente del banco central quizá lleve más tiempo del que deseaba en el cargo.

Los funcionarios de la Casa Blanca habrían comenzado a conversar con miembros del Senado para avanzar en la preparación de las audiencias, en el caso de que Bernanke decida no continuar, agregó el diario financiero.

Su hipotética salida se produciría en un momento especialmente delicado para el banco central estadounidense, inmerso en una agresiva política de estímulo monetario, y de la que ha comenzado a dar indicios de posible moderación si se consolida la recuperación económica en EE.UU.

En su última comparecencia ante la prensa la pasada semana, Bernanke aseguró que podría iniciarse la retirada progresiva del plan de compra de bonos mensual actual de 85.000 millones de dólares.