Larry Bird está ansioso por empezar a tomas decisiones de nuevo.

El único hombre en ganar el premio al jugador más valioso de la liga, entrenador del año y ejecutivo del año está de regreso como el nuevo presidente de operaciones de los Pacers de Indiana. Es el mismo cargo que ocupó hasta que dejó la franquicia en junio del año pasado por problemas de salud.

Bird oficialmente tomará el lugar de Donnie Walsh, que lo reemplazó en ese rol la campaña pasada, el lunes.

El ex estrella de los Celtics de Boston estará ocupado de inmediato. Su primera tarea será recontratar a David West, un elemento clave en el sorprendente resurgimiento de la franquicia. West está a punto de convertirse en agente libre sin restricciones, y los Pacers — al igual que Bird — desean que se quede en el equipo.