Los jugadores de Italia tienen un mensaje para España antes de su duelo por las semifinales de la Copa Confederaciones: que siga la fiesta.

En medio de la polémica por el robo a varios jugadores españoles en un hotel en Recife, que según medios brasileños se produjo durante un festejo subido de tono, los campeones del mundo enfrentan el jueves a Italia por el segundo boleto a la final de la Confederaciones.

El ganador enfrentará el domingo en Río de Janeiro a Brasil o Uruguay, que disputan la otra semifinal el miércoles en Belo Horizonte.

Se trata de una reedición de la final de la última Eurocopa, y todos sabemos cómo terminó ese encuentro en junio del año pasado en Kiev. España le dio una paliza 4-0 a la Azzurra, a la que dominó de principio a fin, para revalidar la corona que conquistó en 2008.

"Esperamos que se hayan agotado", bromeó (¿bromeó?) el volante italiano Claudio Marchisio cuando le preguntaron sobre la supuesta fiesta con alcohol y mujeres en el hotel de la concentración española en Recife, después del triunfo 2-1 sobre Uruguay en la primera fecha del torneo.

España no se cansó, por supuesto, ya que después le propinó una goleada histórica de 10-0 a Tahití y cerró una fase de grupos perfecta con un triunfo 3-0 sobre Nigeria. Italia sufrió bastante en su sector, al ganarle 2-1 a México, después 4-3 a Japón en un encuentro en el que tuvo que remontar dos goles, y cayó 4-2 ante Brasil.

Así llegamos a unas semifinales de lujo, con dos equipos que se conocen al dedillo y que muestran pocos cambios en personal y filosofía respecto al duelo en la capital ucraniana.

Italia tiene la baja importante de su delantero Mario Balotelli, autor de dos goles en esta Confederaciones y quien fue enviado de vuelta a Italia tras lastimarse el muslo izquierdo en el partido contra Brasil en Salvador. Alberto Gilardino lo reemplazaría en el ataque azzurro.

El defensor Ignazio Abate también se perderá el resto del torneo por un hombro dislocado, aunque Italia espera que su conductor Andrea Pirlo esté recuperado de las molestias musculares que lo obligaron a perderse el encuentro frente a Brasil.

El técnico italiano Cesare Prandelli cree que la clave para pelearle en condiciones más favorables a la Roja es tratar de desgastar a los jugadores españoles.

"Su posesión del balón en superior a la nuestra, y los españoles son increíbles a la hora de superar cualquier tipo de presión que le plantea el oponente. Son excelentes para retener la pelota y atacar, así que tenemos que tratar de hacerlos correr lo más posible", analizó el timonel.

Prandelli también contempló una posibilidad que mete miedo: que esta España podría jugar mejor que la de la final de la Euro.

"España está mucho mejor que entonces, si toman en cuenta lo fácil que avanzó en su grupo, y lo sólida que ha sido", ponderó. "Son los favoritos, sin duda alguna".

Italia sí tiene armas y referentes para sentirse optimista. No hay que olvidar que en la misma Euro de 2012, la Azzurra empató 1-1 con los españoles en la fase de grupo.

Los campeones del mundo lo saben, y por eso tienen claro que este encuentro será totalmente distinto.

"Fue un grandísimo partido, hicimos un partido perfecto en todas las facetas del juego, pero eso ya es pasado", señaló el lateral español Jordi Alba. "Ahora va a ser totalmente diferente a esa final. Ellos saldrán muy motivados, pero nosotros tenemos que salir más motivados que ellos".

___

Alineaciones probables:

ESPAÑA: Iker Casillas, Gerard Piqué, Sergio Ramos, Sergio Busquets, Alvaro Arbeloa, Jordi Alba, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Pedro Rodríguez, Roberto Soldado.

ITALIA: Gianluigi Buffon, Christian Maggio, Giorgio Chiellini, Mattia De Sciglio, Alberto Aquilani, Andrea Barzagli, Emanuele Giaccherini, Daniele De Rossi, Riccardo Montolivo, Andrea Pirlo, Alberto Gilardino.

Arbitro: Howard Webb (Inglaterra)