La música no ha comenzado, pero la carrera por encontrar el lugar perfecto para acampar sí.

Miles de personas, cargando carpas, sacos de dormir y cerveza, están descendiendo al lugar del Festival de Glastonbury en el suroeste de Inglaterra desde que las puertas abrieron el miércoles.

Previsto del 26 al 30 de junio, el evento, uno de los festivales de música más grandes del mundo, será este año encabezado por los Rolling Stones, que celebran sus 50 años de trayectoria. También actuarán, entre otros artistas, los Arctic Monkeys, Elvis Costello y Kenny Rogers.

Mumford & Sons ha dicho que cerrará el festival apenas semanas después de que su bajista Ted Dwane se sometió a una cirugía cerebral.

Los organizadores anticipan la asistencia de unos 135.000 admiradores. El festival regresa tras haberse tomado una pausa el año pasado por los Juegos Olímpicos de Londres.