El director ganador de Oscar Sam Mendes estrenó su nuevo proyecto tras la aclamada cinta "Skyfall", una versión musical de "Charlie y la fábrica de chocolate".

El musical dirigido por Mendes, basado en la popular novela infantil de Roald Dahl — adaptada previamente en dos películas — tuvo una recepción entusiasta en su estreno el martes en el Teatro Royal Drury Lane de Londres.

Las reseñas previas también fueron positivas, los críticos de los diarios Guardian, Independent y Daily Mirror y la revista Time Out le dieron a "Charlie" cuatro estrellas de cinco.

La obra tiene canciones nuevas del dúo de "Hairspray", Marc Shaiman y Scott Wittman, así como las extravagantes escenografías y vestuarios de Mark Thompson diseñados para dar vida a una fábrica de dulces mágica dirigida por el estrafalario Willy Wonka.

Thompson usó su bolsa de trucos empleando desde animación a proyecciones de sombras y los admiradores del libro podrán encontrar gran parte de la fantasía visual del libro en el escenario, desde la cascada de chocolate de la fábrica al ascensor de cristal de Wonka.

El dramaturgo David Greig adaptó la historia de Dahl sobre el pobre e imaginativo Charlie Bucket, quien encuentra un boleto de oro que le permite dar un recorrido por la fábrica súper secreta junto con otros niños mucho más consentidos y mal portados como Augustus Gloop, Violet Beauregarde, Mike Teavee y Veruca Salt.

Douglas Hodge, uno de los principales actores británicos de teatro interpreta a Willy Wonka, mientras que Nigel Planer es el abuelo de Charlie, Joe.

El estreno del martes tuvo una alfombra roja por la cual desfilaron celebridades británicas y las actrices estadounidenses Uma Thurman y Sarah Jessica Parker, quien llegó con su esposo Matthew Broderick y su hijo James.

Los productores esperan que "Charlie y la fábrica de chocolates" — que se presentará hasta mayo de 2014 — iguale el éxito de Mendes en pantalla con la historia de James Bond.