Halle Berry tiene previsto declarar el martes a favor de una legislación en California que limitaría la capacidad de los paparazzi de fotografiar a los hijos de las celebridades.

La audiencia ante el Comité de Seguridad Pública de la Asamblea está prevista para mediados de la mañana, aunque no estaba claro cuándo hablaría la actriz.

Berry ha tenido problemas con los paparazzi. En abril, les pidió a gritos e insultos a fotógrafos en el aeropuerto internacional de Los Angeles que se alejaran de su hija pequeña, según el diario Los Angeles Times.

La propuesta de ley del senador estatal Kevin de Leon, demócrata de Los Angeles, cambiaría la definición de acoso para incluir fotografiar o grabar a un niño sin el permiso de un tutor legal, seguir las actividades de los niños o sus representantes o sentarse a esperarlos en algún lugar.

También busca incrementar las sanciones a quienes son condenados por tal comportamiento. La primera violación conllevaría una pena de por lo menos 10 días, el doble de la sentencia actual.

La meta es también proteger a los niños de funcionarios públicos que incluyen jueces y agentes de la ley, dijo Greg Hayes, un vocero del senador.

Los opositores, entre ellos la Asociación de Cine de Estados Unidos, dicen que viola el derecho a la libertad de expresión.

Jim Ewert, abogado de la Asociación de Editores de Periódicos de California, dijo al Times que el proyecto de ley penalizaría la recolección legítima de noticias.

"Es lo que hacen los periodistas", dijo. "Toman fotos".