La puertorriqueña Mónica Puig dio la primera sorpresa del torneo de Wimbledon al derrotar el lunes a Sara Errani, cabeza de serie número cinco, por 6-3, 6-2.

En el que fue su primer partido como profesional en las canchas de césped del All England Club, Puig, de 19 años, dominó casi a voluntad a Errani con fuertes golpes desde el fondo de la cancha.

La italiana Errani fue finalista el año pasado en el Abierto de Francia y llegó al menos a las semifinales en tres de los últimos cinco torneos de Grand Slam. Pero se vio desbordada por su rival, que le rompió cuatro veces el saque.

Puig dejó escapar cinco puntos de partido, hasta que finalmente pudo liquidar el duelo. Luego del punto decisivo, tiró la raqueta al suelo y se cubrió la cara con las manos.

"Siempre me costó conseguir el último punto. Al principio del año eso era un problema", declaró Puig. "En Brisbane sufrí una derrota muy dura ante (Angelique) Kerber porque no pude darle el golpe de gracia".

"Pero aprendí mucho de esa derrota y he podido liquidar algunos partidos importantes", agregó sobre ese partido en enero. "La clave es tenerse confianza para conseguir el punto".

Puig ya se había hecho notar llegando a la tercera ronda del último Abierto de Francia, en canchas de arcilla. En el que su debut en un cuadro principal de un Grand Slam, doblegó en tres sets a la rusa Nadia Petrova, undécima cabeza de serie.

La boricua dijo que trabajó mucho en las últimas semanas para adaptarse al césped.

Agregó que este fue su debut en Wimbledon como profesional, pero que ya había jugado como juvenil.

"Es todo muy elegante. Las canchas verdes, con todo blanco, es algo especial", expresó. "Es el único torneo de grand slam así, es maravilloso".

Puig nació en Puerto Rico y por el lado de su padre tiene ascendencia cubana. Su familia se trasladó a Miami cuando ella era niña, pero habla bien el español y tiene una estrecha relación con Gigí Fernández, la mejor jugadora de tenis que dio la isla.

"Ella me ha apoyado mucho, lo mismo que la federación y todo el mundo en Puerto Rico", expresó.

Puig dice que siempre trató de emular a Jennifer Capriati y, sobre todo, a Serena Williams, aunque "ahora sigo más que nada el circuito masculino porque son mucho más consistentes".

"Obviamente Serena está siento también muy consistente y trato de usarla como ejemplo. La forma en que se maneja y el aura que lleva a la cancha. Intimida a sus rivales y mantiene un alto nivel todo el partido", manifestó. "Eso es algo que los hombres hacen muy bien".

Errani se retiró del torneo de Eastbourne de la semana pasada por molestias en una pierna, pero durante el partido no pareció tener problemas físicos.

Puig se las verá en segunda ronda con la española Silvia Soler-Espinosa, quien derrotó 1-6, 6-4, 6-1 a la japonesa Misaki Doi.