El pitcher cubano Orlando Hernández y sus medias altas estuvieron de regreso en el Yankee Stadium.

Ahí estuvo en la lomita, al otro lado de la calle donde ayudó a que los Yanquis de Nueva York ganaran tres títulos consecutivos de Serie Mundial, de 1998 al 2000, en su viejo parque.

"Me siento estupendo. Es un gran día para mí después de muchos años, dijo "El Duque". "Regresé hoy después de quizá tres o cuatro años. Estoy feliz, ¿saben?; estoy feliz, emocionado".

Hernández fue presentado y recibió una calurosa bienvenida el domingo en el Día de Jugadores de Antaño en el Bronx. Para los Yanquis, fue la 67ma ocasión en que reciben en esta celebración a sus ex jugadores.

"Éste es el único lugar que aún puede conseguirlo, debido a la tradición y debido a los aficionados", dijo Paul O'Neill. "La historia del béisbol parece estar aquí", explicó.

Muchos miembros del último conjunto que conquistó varios títulos estuvieron ahí. O'Neill, ahora comentarista de televisión para YES Network, tuiteó una fotografía de su posición en el jardín. Eso fue después de que David Wells payaseó para la multitud realizando un lanzamiento muy por detrás de la cabeza de O'Neill.

En un día cálido en el Bronx, ex Yanquis de toda índole fueron presentados. Recibieron aplausos y se colocaron sobre las líneas de la primera y tercera base.

Desde Brian Dorsett, quien tuvo 60 apariciones en el plato para Nueva York en 1989 y 1990, al ex jardinero y manager Lou Piniella, salieron, saludaron y se empaparon de cariño, como una reunión de una familia particularmente deportiva.

Entonces, cuando todos estaban de pie sobre las líneas, con sus uniformes blancos con rayas brillando al sol, apareció Yogi.

Berra, quien tiene 88 años de edad, vestía un uniforme que lucía igual como en sus días de jugador, con el número ocho en la espalda y su gorra de los Yanquis. Conforme era conducido al terreno de juego en un carro de golf adornado con pequeñas banderas estadounidenses, las ovaciones para él se volvieron más y más fuertes hasta que el carro que conducía al ex receptor de los Yanquis se detuvo atrás del pentágono.

Para Hernández, quien jugó para los Yanquis de 1998 a 2004, fue su primera aparición en el Día de los Jugadores de Antaño.