Las crecidas comenzaron a bajar en los dos ríos que convergen en la ciudad canadiense de Calgary después de la devastación causada por las inundaciones en gran parte de la provincia de Alberta, en el sur, donde al menos tres personas murieron y miles se vieron obligados a evacuar sus viviendas.

Las inundaciones obligaron a las autoridades a evacuar todo el centro de Calgary y las aguas afectaron significativamente algunas de las estructuras emblemáticas de la ciudad.

El Saddledome, sede del equipo Flames de Calgary, de la Liga Nacional de Hockey sobre hielo, estuvo inundado hasta la 10ma hilera de las gradas y los vestuarios quedaron sumergidos.

El presidente y director general de los Flames, Ken King, dijo el sábado que el Saddledome es un "desastre total" y el agua está al nivel de la fila ocho. Las inundaciones ha causado la pérdida total del nivel de la cancha debido a que todo el equipo mecánico quedó sumergido bajo 4,5 metros (15 pies) de agua.

El agua cubrió hasta la parte más alta de los cobertizos donde se guardan las carretas en los terrenos donde se efectuará el rodeo anual Calgary Stampede, cuyo inicio está previsto para dentro de dos semanas.

El alcalde de Calgary, Naheed Nenshi, dijo que la ciudad hará lo que esté a su alcance para garantizar la realización de este festival de renombre mundial.

Bruce Burrell, director de la agencia administrativa de emergencias, dijo el sábado que se ha advertido un descenso del nivel de las aguas en los ríos.

Dan Limacher, director de servicios hidráulicos de la ciudad, dijo que según los pronósticos el nivel de las aguas del río Elbow bajará 60% y en el río más grande, el Bow, 25%, en los próximos dos días.

Debido a la mejora de las condiciones, el alcalde de Calgary emitió el siguiente mensaje en Twitter: "¡Ya llegó la mañana en Calgary! Está soleado, baja el nivel de las aguas y persiste la fortaleza de nuestro ánimo. No hemos superado lo ocurrido, pero tal vez hemos pasado el punto crítico".

___

Los periodistas de The Associated Press, Rob Gillies y Charmaine Noronha, en Toronto, y Jeremy Hainsworth, en Vancouver, Columbia Británica, contribuyeron a este despacho.