El ex segunda base puertorriqueño Carlos Baerga, participante en tres ocasiones en el Juego de Estrellas, así como el ex gerente general John Hart, fueron honrados el sábado con su ingreso al Salón de la Fama de los Indios de Cleveland.

Hart fue arquitecto del mayor éxito sostenido de los Indios en la historia de la franquicia, ganando cinco títulos consecutivos de la División Central de la Liga Americana y dos campeonatos en la década de los 90. De equipo usualmente en la cola, los Indios se convirtieron en una franquicia modelo durante ese período. Cleveland ganó su primer campeonato de Liga Americana en 41 años en 1995.

Los Indios fueron conocidos en esa era por su poderosa ofensiva, que incluía a Baerga, Albert Belle, Kenny Lofton, Jim Thome, el dominicano Manny Ramírez y el puertorriqueño Sandy Alomar hijo. Baerga participó en el Juego de Estrellas en 1992, 1993 y 1995. Bateó para un promedio superior a .300 en cuatro temporadas seguidas de 1992 a 1995.

La ceremonia de introducción se realizó en el Progressive Field antes del juego del sábado contra Minnesota.

Irónicamente, una de las decisiones más difíciles de Hart fue cambiar de equipo a Baerga, uno de los peloteros favoritos de los aficionados, durante la temporada 1996. Hart sintió que las habilidades de Baerga habían disminuido, en parte por un mal acondicionamiento físico y no concentrarse completamente al béisbol.

"Hacer eso fue doloroso, pero como líder de la organización yo tenía que hacer lo que era mejor para la organización", dijo Hart.

Baerga comentó que le tomó dos años superar lo del cambio de club.

"No entendí el por qué", señaló. "Estábamos en el primer lugar y teníamos una oportunidad de regresar a la Serie Mundial. Ahora entiendo la razón de porqué lo hicieron: perdí mi concentración en el juego".

Baerga, un bateador ambidextro, bateó un cuadrangular desde ambos lados del plato en una entrada contra los Yanquis de Nueva York en 1993.

"Cuando recuerdo mis años aquí, es como mirar una película", comentó. "Tuvimos muchos jugadores grandiosos y muchos equipos estupendos. Nunca olvidaré lo emocionados que estaban los aficionados y lo estupendo que me trataron".