Es la clase de basura electrónica que se queda guardada en sótanos y cocheras: una vieja tarjeta madre con cables saliendo de ella.

Pero como fue diseñada por dos jóvenes que desertaron de la universidad llamados Steve Jobs y Steve Wozniak, podría valer más de medio millón de dólares.

Una Apple 1 de 1976, una de las primeras computadoras Apple construidas y predecesora de las actuales MacBooks, y de los iPads y iPhones, se subastará la próxima semana en Christie's. El precio inicial de oferta es de 300.000 dólares.

"Esta es un pedazo de historia que cambió al mundo, es dónde comenzó la revolución informática", dijo Ted Perry, un psicólogo escolar retirado que es dueño de la vieja Apple y la ha mantenido guardada en una caja de cartón en su casa ubicada en las afueras de Sacramento, California.

El pedazo de plástico verde de 28 x 35,5 centímetros (11 x 14 pulgadas) cubierto con un laberinto de chips de memoria de color cobre fue uno de los primeros 25 elementos de dichas computadoras, y se vendía en 666.66 dólares.

Se produjeron en total cerca de 200, pero la mayoría han desaparecido o se han desechado. Varios cálculos ponen el número de piezas en existencia entre 30 y 50. La computadora tiene 8 kilobytes de memoria, un millón de veces menos que la computadora promedio actual.

Otra Apple 1 se vendió el mes pasado por 671.400 dólares en una casa de subastas alemana.

Los productos Apple antiguos se han convertido en codiciados objetos desde la muerte de Jobs en octubre de 2011.