Corea del Norte desmintió hoy que su líder Kim jong-un distribuyera el libro "Mein Kampf" ("Mi lucha") de Adolf Hitler entre altos funcionarios del régimen y amenazó con "eliminar físicamente" a los disidentes que publicaron tal información.

El Ministerio de Seguridad del Pueblo norcoreano "eliminará físicamente a la despreciable escoria humana" que cometa actos de "traición" a instancias de Corea del Sur y EEUU, indicó este organismo del Gobierno en un comunicado oficial difundido por la agencia estatal KCNA.

El Ministerio aludía a un artículo publicado por New Focus, una web surcoreana gestionada por disidentes norcoreanos, que afirmó que Kim Jong-un distribuyó a altos funcionarios del régimen copias del libro "Mein Kampf" de Adolf Hitler.

Este artículo, del que se hicieron eco hoy muchos medios de Corea del Sur, también aseguraba que el Gobierno norcoreano está tratando de aprender de la experiencia de la reconstrucción de Alemania tras la I Guerra Mundial durante el Tercer Reich.

Corea del Norte acusó a los disidentes que publicaron el artículo de participar en una "campaña de desprestigio" para menoscabar la "gran personalidad del líder" de este país comunista en el que criticar a la máxima autoridad del Estado es considerado un grave delito.

El Ministerio aseguró en su comunicado que los Gobiernos de EEUU y Corea del Sur están detrás de esta campaña que, destacó, ha despertado la ira y la indignación del Ejército norcoreano.

Corea del Norte es uno de los países más herméticos del mundo y oculta con recelo todo lo que ocurre en su interior, especialmente en las altas esferas políticas, por lo que a menudo las informaciones que se publican sobre el régimen provienen de fuentes anónimas y son difíciles de contrastar.

Pyongyang ha acusado en varias ocasiones a Corea del Sur y EEUU, con los que mantiene un prolongado antagonismo desde hace décadas, de promover y financiar campañas de difamación para manchar la imagen del país.