Este es el final. A menos que aquél sea el final.

Desde que se estrenó la semana pasada, la comedia apocalíptica "This Is the End" ("Juerga hasta el fin") ha recaudado 33 millones de dólares en las taquillas, lo que la hace una de las comedias más exitosas del año. Pero pese a su título, sus creadores Seth Rogen y Evan Goldberg tuvieron problemas para escribir el final, e incluso volvieron a filmar los últimos minutos de absurdo de la cinta.

(El resto de este artículo revela el final de la película, así que deje de leer aquí si es que no quiere enterarse por nosotros).

En "This Is the End" se produce un abrasador apocalipsis mientras Rogen, James Franco, Jay Baruchel y otros (todos en el papel de ellos mismos) están en la casa de Franco en Hollywood Hills para una fiesta. Parte del público ya ha sido arrebatado al cielo, pero los actores quedan para ahuyentar a los demonios mientras los suministros escasean y su amistad se desgasta.

Al final se dan cuenta que ellos también pueden ir al cielo si se redimen con obras caritativas. Algunos mueren en una forma horrible, pero originalmente "This Is the End" terminaba después de que dos de los amigos se elevaban en una luz hacia el cielo. Sin embargo, cuando presentaron la película ante un público seleccionado para ver si les gustaba, los asistentes se molestaron de no poder seguir a los personajes al más allá.

"Mucha gente dijo: '¿qué pasa en el cielo?, ¿qué pasa ahí?''', señaló Rogen en una entrevista reciente. "Le habíamos enseñado a la gente tanta... locura, que no esperábamos que quisieran más".

Rápidamente los cineastas se dieron cuenta que habían metido la pata. Rogen y Goldberg (que también coescribieron "Superbad" y "Pineapple Express") habían escrito al principio una escena en el cielo, pero la quitaron porque pensaron que era cursi (incluía fumar marihuana con Elvis Presley y bailar con Marilyn Monroe).

Retomaron la escena y se pusieron a pensar cómo elaborar una nueva versión. Y encontraron una respuesta a todos sus problemas: los Backstreet Boys. La película termina con un cameo de la banda cantando "Everybody (Backstreet's Back)" entre las nubes y las puertas al cielo. (La canción también se escucha en la cinta cuando Seth y Jay andan de parranda).

Aunque los cinco integrantes del grupo musical siguen vivos, al parecer fueron arrebatados hacia el cielo. En una película que aumenta juguetonamente el surrealismo, es un aderezo más de ridiculez. Cuando se pusieron en contacto con el grupo para preguntarles si querían hacer el cameo, el adelanto de "This Is the End" ya estaba disponible en internet.

"Ya lo habían visto", dijo Rogen. "Así que cuando les hablamos y les preguntamos si querían salir en él, ya sabían de qué se trataba la película y que existía y se emocionaron. Así que realmente no fue tan difícil; estaban súper encantados".

Mientras que la próxima película de zombis de Brad Pitt, "World War Z", ha estado en los titulares de la prensa porque tuvo que rehacer su último tercio con una nueva filmación que costó otros 20 millones de dólares, las nuevas escenas de Rogen y Goldberg se hicieron con mucha menos fanfarria.

"Resolvimos nuestro problema en un día invitando a un grupo musical de chicos", dijo Rogen.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle