El coleccionista de arte y millonario Charles Saatchi admitió ante la policía haber agredido a su mujer, la conocida chef Nigella Lawson, durante una pelea a las afueras de un restaurante de Londres, informan hoy medios británicos.

Según informaciones de la prensa nacional, Saatchi se presentó en la tarde del lunes voluntariamente en una comisaría de la capital británica, donde se le impuso una amonestación, de tal forma que, en caso de repetirse la supuesta conducta, se podrían presentar cargos contra él.

El pasado domingo, el rotativo "Sunday People" publicó unas fotografías en las que se veía a Saatchi agarrando el cuello de su esposa en una terraza, si bien ayer el mecenas de artistas como Damien Hirst aseguró que era una "riña de broma".

Según la declaración del millonario a medios locales, con el gesto intentaba "enfatizar" su argumento en una discusión sobre su familia con su esposa, la hija del que fue ministro británico de Economía de 1983 a 1989, Nigel Lawson.

Tanto Saatchi, de 70 años, como Lawson, de 53, son muy conocidos en el Reino Unido, el primero por su faceta como coleccionista de arte y la segunda por su condición de exitosa chef, periodista y presentadora de televisión.

Expareja del periodista del diario "The Guardian" John Diamond, que murió en 2011, Lawson contrajo matrimonio en 2003 con el multimillonario mecenas, que admitió que las fotografías, tomadas en el lujoso barrio de Mayfair, parecían "horribles".

"Estábamos sentados fuera del restaurante, tuvimos un intenso debate sobre los niños y sujeté el cuello de Nigella repetidamente mientras intentaba enfatizar mi punto de vista", explicó Saatchi al diario.

Si bien el coleccionista apuntó que las imágenes "dan una impresión más violenta y drástica de lo que ocurrió", en un comunicado, la Policía Metropolitana indicó en la tarde del lunes que "un hombre de 70 años acudió voluntariamente a una comisaría del centro de Londres y aceptó una amonestación por agresión".

Aunque el anuncio policial no nombraba directamente a Saatchi, reconocía que los agentes "estaban al tanto del artículo del Sunday People publicado el domingo 16 de junio" y que "se llevó a cabo una investigación".

Asimismo, un portavoz de Scotland Yard subrayó ayer que nadie ha denunciado los hechos a la policía.

Según Saatchi, la pareja se reconcilió poco después de la riña: "Los fotógrafos se congregaron fuera de nuestra casa cuando la historia saltó, así que le dije a Nigella que se llevara a los niños hasta que pasara el revuelo", comentó al "London Evening Standard".

Durante el lunes no hubo señal de la pareja ni en su casa ni en la galería de Saatchi. Por su parte, un portavoz de Lawson confirmó que la periodista había dejado el hogar con su hijo el domingo.