Gran Bretaña y Ecuador no lograron superar el estancamiento en torno a la situación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que está refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres desde hace casi un año.

El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño se reunió el lunes con su contraparte británico William Hague en busca de una solución diplomática sobre Assange. Accedieron establecer un grupo de trabajo para tratar la cuestión y seguir comunicándose.

Assange se refugió en la embajada para evitar ser extraditado a Suecia donde se le busca para interrogarlo sobre supuesta mala conducta sexual. Ecuador le ha concedido asilo político pero Gran Bretaña se niega a darle salvoconducto.

Ecuador dice que Assange enfrenta la amenaza de persecución política de Estados Unidos por haber publicado muchos documentos secretos estadounidenses.