Éste no era el tipo de récord que Tiger Woods tenía en mente para el Abierto de Estados Unidos.

Woods se salió del fairway en su golpe de salida en el segundo hoyo de la última ronda en el campo de Merion y terminó con 74 golpes, cuatro arriba del par de campo. Con ello registró su peor anotación en 72 hoyos como profesional en el torneo, y empató su marca más alta en cualquiera de las cuatro grandes citas del golf.

"Realicé muchas cosas bien", dijo Woods. "Desafortunadamente, también hice algunas cosas mal".

Woods finalizó el torneo con un total de 293 golpes, 13 sobre par.

Su máxima anotación previa en un US Open era de 290 en The Olympic Club en 1998 y en Shinnecock Hillsein 2004. Woods sumó 294 golpes en Oakland Hills en 1996 como jugador amateur.

Apenas hace dos días, Woods estaba a cuatro golpes del líder y muy enfocado en terminar cinco años sin un título en un major. Entonces firmó tarjetas de 76 y 74 golpes en su peor fin de semana en un campeonato major. Apenas hace dos semanas, el número uno del mundo presumía con victorias en tres de sus cuatro últimos torneos en el tour de la PGA y estaba comenzando a establecer su dominio.

Pero en el Merion se desempeñó como un jugador del montón.

Iniciando la última ronda 10 golpes atrás del líder, Woods realizó un putt para birdie en el primer hoyo. En lugar de celebrar cerrando el puño con fuerza, sólo realizó un saludo leve. Cualquiera que hayan sido sus esperanzas de al menos colocar su nombre en la tabla de posiciones se esfumaron rápidamente. En su golpe de salida en el segundo hoyo de par cinco, Woods puso la bola entre los árboles y fuera de los límites del fairway. En su siguiente tiro de salida la bola casi quedó fuera de los límites, deteniéndose a unos metros frente a un árbol; terminó con un triple bogey.

Sus 20 bogeys fueron una sorpresa.

"La pasé mal con la velocidad toda la semana", comentó Woods. "La pasé mal con la velocidad, especialmente justo alrededor del hoyo. Los putts estuvieron quebrando mucho más. Le daba un poco más de quiebre, y entonces se colgaba (la bola). Así fue como ocurrió esta semana", agregó.

Sus 293 golpes igualaron su marcador más alto en cualquier major: el del año pasado en el Masters cuando empató en el 40mo lugar.