El pitcher Alex Cobb, de los Rays de Tampa Bay, fue dado de alta del hospital y se fue a casa el domingo, un día después de ser golpeado en la cabeza por una bola bateada de línea.

Los Rays anunciaron durante su juego contra los Reales de Kansas City que Cobb fue dado de alta del Centro Médico Bayfront en St. Petersburg. El equipo dijo que el lanzador será colocado en la lista de inhabilitados por siete días debido a una conmoción cerebral.

No se indicó cuándo regresará Cobb a la rotación de abridores.

Cobb envió mensajes de texto a sus compañeros de equipo el domingo por la mañana, incluido el lanzador Matt Moore, diciendo que tenía dolor de cabeza pero pronto saldría del hospital.

En un mensaje colocado en su cuenta de Twitter, Cobb agradeció al jefe de preparadores físicos de los Rays Ron Porterfield y a los médicos en Bayfront, y dijo: "desperté sólo con un dolor de cabeza leve".

Cobb fue golpeado por una bola bateada de línea por Eric Hosmer, de Kansas City, en la quinta entrada del juego del sábado, pero permaneció consciente todo el tiempo. Tras el pelotazo a la altura de la oreja derecha, fue sacado del terreno de juego en una camilla.

Moore estuvo entre un grupo de aproximadamente 15 jugadores, incluidos Hosmer y los ex compañeros de equipo de Cobb y actuales miembros de los Reales James Shields y Elliot Johnson, que fueron al hospital después del juego del sábado.

"Pienso que se alegró mucho de ver la cantidad de gente que quería venir y verlo", dijo Moore.

Fue una semana dura para Cobb, quien dejó al equipo después de iniciar el juego del lunes por la noche contra Boston debido a la muerte de su abuela. Se le informó del fallecimiento después del juego en el cual el pitcher de 25 años permitió seis carreras — su mayor cifra de la temporada — en cuatro entradas. Los Rays cayeron ese día 10-8, en 14 entradas ante los Medias Rojas.