Mariano Rivera había calentado varias veces en el día antes de por fin entrar al terreno de juego en medio de vítores. Era la 18va entrada, cinco horas y media después del primer lanzamiento.

Sin margen de maniobra para cometer errores, el pitcher panameño permitió un sencillo de Nate Freiman que remolcó la carrera definitiva y los Atléticos de Oakland vencieron 3-2 a los Yanquis de Nueva York para completar la barrida en la serie de tres partidos.

"Definitivamente no queríamos que terminara así", dijo Rivera. "Un partido así no quieres perderlo. Es la manera como ocurrió".

John Jaso conectó un sencillo contra Preston Claiborne (0-1) para iniciar el embate final y llegó a la antesala con un sencillo suave de Seth Smith contra Rivera.

Rivera regaló la que fue apenas su 39na base por bolas intencional en sus 19 años de carrera profesional a Jed Lowrie antes de que Freiman finiquitara el partido tras cinco horas y 35 minutos de juego.

"Una metida de pata sobre el tercera base, y la otra al mismo lugar", dijo Rivera. "No puedes hacer algo así".

Freiman sabía que lo había logrado y alzó el brazo derecho en señal de triunfo.

"Sabía que no llegaría al jardinero izquierdo. Sabía que estaba bajando", dijo.

Momentos después, Freiman recibió un pastelazo en la cara para celebrar el primer hit de su carrera que da fin a un partido. Había entrado al encuentro en la parte alta de la 16ta.

Mark Teixeira, Travis Hafner, Kevin Youkilis y Vernon Wells — bateando de los lugares cuarto al séptimo en la alineación de Nueva York — pegaron en conjunto de 28-0, con 12 ponches.

"Creo que probablemente es un poco más frustrante porque puedes ver que tuviste una oportunidad por aquí y otra oportunidad por allá", dijo el mánager de los Yanquis Joe Girardi. "Muchos muchachos quizá lo ven así, pero eso no cambia el resultado".

Cada equipo usó siete lanzadores e hizo 255 lanzamientos. En total, 137 bateadores tomaron su turno, aunque el número más alto sigue siendo 156, en la victoria de Oakland sobre los Angelinos en 19 entradas en abril, y también en el encuentro entre Marlins y Mets del sábado, que llegó a 20 innings.

"Incluso ganar el partido fue muy agotador. Perderlo pudo haber sido desmoralizante", dijo el mánager de los Atléticos Bob Melvin. "Estos son partidos que es horrible perder".

Los Atléticos (41-27), líderes de la división Oeste de la Liga Americana, ganaron su 11mo partido consecutivo en casa, 21ro de los últimos 26 en general, y se movieron a 14 juegos sobre .500 para extender su mejor arranque de temporada desde 1990. Se convirtieron en el primer equipo de la Liga Americana en jugar dos partidos de 18 innings en una temporada desde que Oakland y los Senadores de Washington lo hicieron en 1971.

Nueva York hizo un jugada espectacular en la parte baja de la 15ta entrada para evitar la derrota en ese momento.

El bateador emergente Coco Crisp pegó un sencillo con un out y Wells hizo un lanzamiento perfecto al catcher Chris Stewart, quien obstruyó el plato y aguanto un choque para evitar que Brandon Moss anotara la carrera del gane.

Los Atléticos ya habían empezado a salir de la caseta para celebrar.

Los Yanquis tuvieron corredores en posición de anotar en cada uno de los extra innings hasta el 14to episodio, dejando varados a 11 corredores. En total 13 se quedaron embasados en el partido, su séptima derrota consecutiva en el Oakland Coliseum.

El pitcher ganador Jesse Chávez (1-0) ponchó a siete en cinco entradas y dos tercios en las que no admitió carrera.

Chávez hizo abanicar a Youkilis y a Wells con dos outs al final de la 13ra, y luego a Hafner y a Wells en la 15ta.

El dominicano Robinson Canó pegó un cuadrangular de dos carreras en la primera para que Nueva York terminara una sequía de cinco encuentros sin jonrones, pero los Yanquis no volvieron a anotar el resto del cotejo.

"Tuvimos muchas oportunidades y no pudimos aprovecharlas", dijo Stewart. "Simplemente no tuvimos suerte".

Los Atléticos empataron en la tercera con un doble de dos carreras de Smith.

Oakland ganó las series de la temporada 5-1, su segunda mejor marca contra los Yanquis en la historia del equipo. La escuadra de 1990 ganó 12-0.

En otros partidos de la jornada, San Luis venció 2-1 a Nueva York (Mets), Chicago (Cachorros) 6-5 a Cincinnati en 14 innings, Washington 5-4 a Colorado, Baltimore 5-4 a Boston en 13 innings, San Francisco 10-0 a Pittsburgh, Kansas City 10-1 a Tampa Bay, Toronto 3-1 a Texas y Filadelfia 3-2 a Minnesota.