Usain Bolt espera volver al primerísimo plano después de una desacostumbrada derrota cuando dispute el jueves los 200 metros en los Juegos Bislett.

El jamaiquino, que la semana pasada fue superado por el estadounidense Justin Gatlin en los 100 metros, espera a ser el primero en superar la marca de los 20 segundos en esta temporada.

"Me siento muy bien y creo estar en forma para correr en menos de 20 segundos", dijo.

Bolt tiene sus miras en el récord de pista de Frank Fredericks de 19.82 establecido por el namibio en 1996. También tendrá como rival al local Jaysuma Saidy Ndure.

"Aquí me siento como en casa y por eso trataré de correr lo más rápido posible", dijo por su parte Ndure, nacido en Gambia. "Para mí esto es como el campeonato mundial".

El campeón europeo de los 200, Churandy Martina, de Holanda, y el estadounidense Curtis Mitchell también correrán la distancia.

Bolt dijo que se repuso de la lesión que lo tuvo a maltraer al comienzo de la temporada. El mes pasado ganó un final de bandera verde con 10.09 en las Islas Caimán, su peor tiempo en una final de 100 metros.

"Ahora es cuestión de exigirme", afirmó. "Me siento muy bien y solo necesito más carreras".

Bolt, poseedor de los récords mundiales en los 100 y 200 metros, no está preocupado por su aparente decaimiento y solo se concentra en defender sus títulos en el mundial de Moscú en agosto.

"Mientras mi entrenador no esté preocupado, yo no estoy preocupado. Y él no lo está", afirmó.

Tal es el entusiasmo generado por el jamaiquino que otros competidores de calidad han pasado al segundo plano. Entre otras figuras destacadas se encuentra el medallista de plata olímpico Luguelin Santos, de la República Dominicana, favorito en los 400 metros.

Pero el salto alto entre las mujeres también será un plato fuerte el jueves.

La campeona olímpica y mundial Anna Chicherova se mide con la bicampeona mundial Blanka Vlasic, de Croacia, mientras que el público local radica sus esperanzas en Tonje Angelsen, la noruega que está entusiasmada de competir contra sus ídolos.

"Siempre las he admirado. Quiero saltar dos metros tantas veces como lo han hecho ellas", afirmó Angelsen, medalla de plata europea en el 2012.

Chicherova, que cumple 31 años el mes próximo, viene de ganar en Roma y nadie se ha acercado dentro de los tres centímetros a los 2,02 que saltó en la capital china el mes pasado.

La campeona olímpica Meseret Defar, de Etiopía, es la atracción estelar en los 5.000 metros, donde tendrá como rival a su compatriota Genzebe Dibaba, hermana menor de su mayor rival, la poseedora del récord mundial Tirunesh Dibaba.