Danny Green anotó siete de los 16 triples de San Antonio, un récord en la final, mientras que Tim Duncan totalizó 12 puntos y 14 rebotes, para que los Spurs trituraran el martes 113-77 al Heat de Miami y tomaran una ventaja de 2-1 en la serie.

Green totalizó 27 puntos y Gary Neal acertó seis triples para añadir 24 unidades. San Antonio atinó 16 de 32 triples para propinar la tercera paliza más abultada en la historia de la final.

Duncan se recuperó de su peor partido en una final, y la combinación de veteranos y jóvenes de los Spurs les dio resultados fantásticos ante la algarabía del público en el regreso de un partido por el título a una ciudad que no la albergaba desde 1997.

Los Spurs lucieron tan bien como en aquellos días. Maniataron a LeBron James hasta el tercer periodo, cuando ya tenían una ventaja de escándalo.

James totalizó 15 puntos y 11 rebotes, pero falló 11 de sus primeros 13 disparos contra la excelente defensiva de Kawhi Leonard, quien sumó 14 unidades y 12 balones atrapados ante los tableros.

El cuarto partido está previsto para el jueves, también en San Antonio, donde el Heat tiene una foja de 3-22 en la temporada regular. Jamás ha ganado aquí en la postemporada, algo que deberá hacer si no quiere que la serie se termine sin necesidad de volver a la costa.