El jamaicano Usaint Bolt, rey de la velocidad y gran estrella del atletismo mundial, regresa a la acción para disputar mañana los 200 metros de los míticos Bislett Games de Oslo, tan solo una semana después de haber perdido en Roma en el hectómetro ante el estadounidense Justin Gatlin.

El 'relámpago', quien aprovechó su estancia europea para ser el domingo el maestro de ceremonias en la final masculina de Roland Garros y entregar los premios a Rafael Nadal y David Ferrer, no está preocupado pese a esa derrota.

Bolt recordó en la capital noruega que otras temporadas, como en 2008, ya perdió alguna carrera, y luego logró el triplete olímpico con tres récords mundiales. Por lo tanto, no le preocupa para los venideros Mundiales de Moscú, su auténtico objetivo del curso.

No obstante, sabe que deberá estudiar con tranquilidad la carrera de Roma -sólo la ha visto una vez- y analizarla detenidamente con su entrenador.

Mañana se verá las caras en el doble hectómetro con uno de los ídolos del momento del atletismo noruego, Jaysuma Saidy Ndure, quien luchará por dar la sorpresa junto al holandés Churandy Martina, campeón europeo de la distancia.

La rusa Anna Chicherova, campeona mundial y olímpica de salto de altura, quiere reivindicar su condición ante la anterior reina del concurso, la croata Blanka Vlasic, que ha regresado al circuito con ilusiones y fuerzas renovadas. A su lado, estará la española Ruth Beitia, vigente campeona europea, entre una nómina de primer nivel.

David Bustos, bronce en 1.500 en Helsinki'12, se verá las caras en la milla con buena parte de la elite africana, toda una dura prueba para el balear, mientras que el discóbolo Frank Casañas continúa con su duelo a la distancia con Mario Pestano, que le arrebató el primer puesto del ránking nacional en Rabat con 65,79.

Una ya ilustre veterana como Meseret Defar se reencuentra con uno de sus estadios favoritos. La etíope es una de las atletas más laureadas de la historia con tres medallas olímpicas (dos oros), cuatro mundiales (un oro), seis mundiales bajo techo (cuatro victorias) y varios récords mundiales de 5.000 y 3.000. Precisamente uno de ellos lo batió el 15 de junio de 2007 en Oslo.

Mañana se medirá a otras grandes especialistas como su compatriota Genzebe Dibaba, hermana de Tirunesh, o las kenianas, entre las que falta Vivian Cheruiyot.

Otro vibrante duelo se presenta en el triple salto entre la colombiana Caterine Ibargüen y la ucraniana Olha Saladukha, que lidera el ránking mundial del año con tan solo dos centímetros más que la sudamericana; y en pértiga la brasileña Fabiana Murer quiere hacer valer su condición de atleta con la mejor marca del curso entre las inscritas, con 4,73 metros.