La actividad entre los equipos de la NBA que buscan nuevos entrenadores dejó este lunes la contratación de Maurice Cheeks como el nuevo responsable técnico de los Pistons de Detroit.

El exbase estrella de los Sixers de Filadelfia, equipo al que primero entrenó en su debut en la NBA, y luego lo hizo con los Trail Blazers de Portland, tiene una marca perdedora de 284-286 y en la actualidad era el entrenador asistente de los Thunder de Oklahoma City.

Cheeks, de 56 años, que llevaba cuatro como asistente de Scott Brooks con los Thunder, aceptó formalmente la oferta que le hicieron los Pistons para que reemplace en el cargo de entrenador a Lawrence Frank, que fue despedido al concluir la pasada temporada regular.

"Después de tener varias reuniones con Maurice (Cheeks) me quedé muy impresionado no sólo por los conocimientos que tiene de baloncesto sino también por las buenas cualidades de comunicación y liderazgo que posee", declaró Tom Gores, dueño de los Pistons, en un comunicado oficial. "Estamos muy ilusionados que un profesional de su experiencia y talento será de gran ayuda a nuestra organización de cara al futuro".

Cheeks en sus dos etapas con los Sixers y los Trail Blazers sólo consiguió llegar tres veces a la fase final y sus equipos cayeron eliminados en la primera ronda.

Los Pistons anunciaron el pasado mayo, que el exentrenador Phil Jackson, amigo personal de Gores, se encargaría de asesorarle en la búsqueda del profesional que ocupase el puesto de entrenador que dejaba vacante Frank.

Sin embargo, la contratación de Cheeks llega sin el consentimiento de Jackson que tenía como candidato a Brian Shaw, su exentrenador asistente con Los Ángeles Lakers y actualmente en el mismo cargo con Frank Vogel, de los Pacers de Indiana.

Gores nunca entrevistó a Shaw, pero si lo hizo con los exentrenadores Nate McMillan, de los SuperSonics de Seattle y Trail Blazers; Larry Drew, de los Hawks de Atlanta y Lindsey Hunter, de los Suns de Phoenix, que también fue jugador de los Pistons.

Otros profesionales que fueron entrevistados por Gores fueron los entrenadores asistentes Mike Budenholzer, de los Spurs de San Antonio, que ya llegó a un acuerdo con los Hawks para ser su nuevo entrenador la próxima temporada, y Darrell Walker, de los Knicks de Nueva York.

Mientras, los Grizzlies de Memphis confirmaron que no ofrecerán un nuevo contrato al actual entrenador Lionel Hollins, de acuerdo a varias fuentes periodísticas locales.

El propio Hollins también admitió que los Grizzlies al final no habían querido que continuase dentro de la organización a pesar que la pasada temporada consiguió la mejor marca en la historia del equipo y estuvo a las puertas de llegar por primera vez a las Finales de la NBA.

El puesto de Hollins podría ser ocupado por su entrenador asistente, Dave Joerger, que ha sido el responsable del juego ofensivo del equipo, el mejor de la liga.

Aunque en principio se habían considerado a George Karl, recientemente despedido por los Nuggets de Denver, y Alvin Gentry, que el pasado enero fue despedido por los Suns, al final la elección ha sido Joerger, que tendrá su primera experiencia como entrenador de la NBA.

Hollins había dicho que deseaba seguir en Memphis, que le gustaba la ciudad, y todo el potencial que tenía el equipo de cara al futuro, pero que entendía también que todo era negocio y no había nada seguro.

Ahora Hollins podría ser el candidato número uno para el puesto vacante que tienen también los Nets de Nueva Jersey o Los Ángeles Clippers, que ya han entrevistado a Shaw y esperan hacerlo también con Byron Scott.

Otro puesto de entrenador que no esta seguro es el de los Celtics de Boston después que el veterano Doc Rivers todavía no ha confirmado si va a seguir con el equipo aunque le quedan tres años de contrato.

Los Celtics esperan que Rivers siga la próxima temporada con ellos, pero reconocieron que todavía no han recibido el compromiso personal por parte del veterano entrenador que al final de cada temporada valora con su familia la posibilidad de continuar.