El presidente de la República Árabe Saharaui (RASD), Mohamed Abdelaziz, afirmó hoy que aprovechó su encuentro de este lunes con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para invitarle a que visite el Sahara Occidental.

"Una visita de su parte a territorio saharaui sería visto como un mensaje y podría contribuir a reducir las tensiones", dijo Abdelaziz ante la prensa en la sede de la ONU, un día después de reunirse con Ban e invitarle personalmente a que viaje al Sahara.

El secretario general del Frente Polisario dijo que Ban "tomó nota" de la invitación y "entendió" la necesidad de visitar la región, pero el presidente saharaui indicó que no hubo una respuesta del máximo responsable de Naciones Unidas.

Abdelaziz reveló que en ese encuentro el secretario general de la ONU le trasladó un par de mensajes importantes: el apoyo incondicional a su representante especial, Christopher Ross; y su preocupación por la situación de los derechos humanos.

El Frente Polisario cree que una visita de Ban a la zona ayudaría a reducir las tensiones en un momento en el que Marruecos sigue con la "represión" a los manifestantes que piden que se respeten los derechos humanos en el Sahara.

Abdelaziz acusó a Marruecos de bloquear la posibilidad de que la misión de la ONU en el Sahara Occidental (Minurso) pueda supervisar la situación de los derechos humanos en el territorio y en los campamentos de refugiados.

"Al igual que llevamos veinte años esperando el referéndum y que bloquea a Ross, ahora no permite a la ONU supervisar los DDHH", añadió el presidente saharaui, que acusó a Rabat de seguir "robando" los recursos naturales, especialmente pesca y fosfatos.

Marruecos logró frenar a finales de abril pasado una propuesta de resolución impulsada por EE.UU. para que la Minurso tuviera por primera vez mandato para supervisar la situación de los derechos humanos en la antigua colonia española.

Desde entonces, aseguró ante la prensa Abdelaziz, el pueblo saharaui se ha echado a las calles para pedir que se respeten los derechos humanos y que se convoque el referéndum, lo cual ha sido respondido con una "feroz represión" por parte de Marruecos.

El secretario general de Frente Polisario indicó que el problema del Sahara es un "caso claro" de descolonización y consideró que el único obstáculo para una solución al conflicto es la ausencia de voluntad política de parte de Rabat.

Abdelaziz rechazó el plan de autodeterminación propuesto por Marruecos porque es "impuesto" y reiteró que para que se celebre el referéndum se han salvado "la mayoría" de los obstáculos salvo la oposición de Rabat.

"Han dado un paso atrás, pero nosotros no vemos ninguna opción que esté fuera de la solución democrática, que es darle voz al pueblo saharaui para que pueda decidir obre su propio destino", añadió el presidente de la RASD.

Abdelaziz se entrevistó ayer con el secretario general de la ONU, quien le reiteró su compromiso de asistir a Marruecos y al Frente Polisario para que se siente a negociar una solución a su larga disputa sobre el Sahara Occidental, según su portavoz.

Además de ver a Ban y al presidente del Consejo de Seguridad, el presidente saharaui aprovechó su viaje a EE.UU. para reunirse con congresistas de ambos partidos, funcionarios del Departamento de Estado y miembros de la sociedad civil en Washington.

Las negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario sobre el futuro del territorio se encuentran paralizadas ante la diferencia de posturas entre las partes sobre cómo resolver esta larga disputa.

Marruecos, que ocupó el Sahara Occidental en 1975, sostiene que la autonomía de la región es la única salida viable para el conflicto, mientras el Frente Polisario apuesta por un referéndum donde la independencia sea una de las opciones.