Helen Mirren es una estrella de cine y teatro, y recientemente también del teatro en pantalla.

Su celebrada actuación como la reina Isabel II en "The Audience" será transmitida en vivo desde el Teatro Gielgud de Londres en cientos de cines del mundo.

Es el más reciente paso en su brillante trayectoria como la monarca. En 2006 ganó un Oscar por interpretar a Isabel en la película "The Queen" y en abril ganó un premio Olivier al teatro por su nueva versión de la reina en la popular obra "The Audience".

Pero la actriz, en cuya carrera ha evitado ser encasillada en un tipo de papel, necesitó que la convencieran de que usara la corona por segunda ocasión.

"En verdad no quería volver a interpretar el papel", dijo Mirren en una entrevista antes de una función más con su tiara de perlas. "Me resistí mucho".

Mirren se convenció por la calidad del equipo creativo, que incluye al director Stephen Daldry, al premiado diseñador de escenografía Bob Crowley y al dramaturgo Peter Morgan, quien escribió "The Queen" y "The Audience".

"Era un equipo increíble. Pensé que si no lo hacía era una idiota", dijo Mirren.

La actriz también pensó que aún quedaban fases por explorar de la reina, una figura privada y pública por igual.

"Ella es completamente conocida y a la vez es completamente desconocida", dijo Mirren. "Tiene esta dicotomía extraordinaria de una persona muy familiar que al mismo tiempo es todo un misterio".

"The Audience" imagina las reuniones semanales privadas entre la monarca y los primeros ministros de Gran Bretaña, 12 en total, durante sus seis décadas en el trono. Mirren logra una interpretación con matices delicados, tanto real como vulnerable, en la que pasa de ser una veinteañera insegura a una sabia octogenaria.

Mirren no es monárquica, pero dice que ha llegado a simpatizar con Isabel y la carga que implica su posición.

"Esta es una mujer que ha vivido una incesante admiración y adulación, pero al mismo tiempo es muy directa, pragmática y sencilla, por lo menos eso es lo que creo".

"Es una vida de lujo increíble de muchas maneras, pero no creo que el lujo sea su modalidad predeterminada. De hecho no creo que le guste el lujo. Creo que sería mucho más feliz en un tractor con unas botas lodosas en la cocina y un montón de perros corriendo alrededor".

"The Audience" se proyectará en cines de Gran Bretaña y el mundo el jueves. Algunos cines la presentarán en vivo mientras que otros tendrán funciones en fechas diferentes en los próximos meses.

La siguiente obra que se transmitirá en cines es "Macbeth", con Kenneth Branagh, que se presentará desde el Festival Internacional de Manchester el 20 de julio.

"Esto ha superado por mucho nuestros sueños más grandes", dijo David Sabel, productor ejecutivo de NT Live, la compañía encargada de las funciones de teatro para cine que comenzaron hace años con un proyecto con la Opera Metropolitana de Nueva York. "Cuando lo comenzamos era casi como un experimento. Por dentro estábamos seguros, pero había muchas preguntas sobre si funcionaría".

NT Live ha intentado tratar las obras teatrales como si fueran eventos deportivos, usando múltiples cámaras, haciendo diferentes tomas y encuadres cerrados para fusionar la inmediatez del teatro y la intimidad del cine.

Mirren sabe por su propia experiencia cuál es el reto de actuar ante un público en vivo mientras algunas cámaras capturan la acción.

"Es muy engañoso, porque la actuación para el teatro y la actuación para el cine son dos mundos diferentes y esto está justamente en el medio", dijo Mirren.

"No es un proceso que se practique mucho, es un poco como lanzar los dados al aire. Trabajas con incertidumbre y no hay posibilidad de pararte y decir '¡Ay! ¿Lo podemos repetir?'. Simplemente hay que ir con todo, como se hace en el teatro".

"The Audience" terminará su temporada en Londres el sábado, pero Mirren quizá aún no se despida de la reina. La actriz dijo que la obra podría ir a Broadway. "Pero no por ahora".