Durante una década, el Abierto de Francia ha representado más problemas para Serena Williams que cualquiera de los otros torneos del Grand Slam.

Su colección de 15 campeonatos de majors incluye cinco de Wimbledon, cinco Abiertos de Australia, cuatro Abiertos de Estados Unidos... y uno en Roland Garros.

Desde que derrotó a su hermana en la final de 2002 en París, victoria con la que comenzó una racha de cuatro títulos consecutivos en los eventos más importantes del tenis, una cosa u otra ha impedido que Williams consiga un segundo trofeo en el Abierto de Francia. Sin duda le encantaría cambiar eso derrotando a la campeona defensora Maria Sharapova en la final del sábado.

"Sería increíble", dijo Williams. "No creo que haya nada que pueda describir lo feliz que estaría".

Cuando un periodista le preguntó si ahora se siente cómoda en las canchas de arcilla del torneo, Williams respondió: "De hecho siempre me he sentido muy cómoda, sólo que mi desempeño no ha sido el mejor".

Su historia en el torneo ha estado llena de momentos difíciles y salidas antes de lo previsto.

En 2003, su racha de 33 victorias consecutivas en Grand Slams terminó con una derrota en tres sets frente a Justine Henin en una semifinal marcada por la astucia de Henin y un público mezquino que abucheó las faltas de Williams, quien lloró al terminar el partido.

En 2004, Williams perdió en tres sets frente a Jennifer Capriati en los cuartos de final. Volvió a perder en 2007 (también contra Henin), en 2009 (Svetlana Kuznetsova) y en 2010 (Sam Stosur). Williams perdió en la tercera ronda en 2008, y no participó en el Abierto de Francia de 2005, 2006 y 2010 por distintos problemas de salud.

El año pasado sufrió la derrota más sorprendente de todas, contra la francesa Virginie Razzano, clasificada en el puesto 111, la única salida de Williams en la primera ronda en sus 51 participaciones en el Grand Slam.

"Estaba tan enojada", recordó el jueves la madre de Williams, Oracene Price.

Pero en lugar de desanimarse, Williams optó por seguir trabajando y se quedó en París, donde tiene un apartamento, para entrenar en la academia de tenis de Patrick Moratouglou. ¿Cuál fue el resultado? Desde el partido contra Razzano, Williams ha ganado 73 partidos y perdido 3, y ha obtenido títulos en Wimbledon, el Abierto de Estados Unidos, los Juegos Olímpicos de Londres y el Campeonato de la WTA la temporada pasada, además de otros cinco títulos en lo que va de 2013. A los 31 años, es la número uno de mayor edad.

Por primera vez en 11 años, Williams está de vuelta en la final del Abierto de Francia.

"Obviamente, está en forma", dijo Sharapova. "Está jugando el mejor tenis de su carrera".

Y a juzgar por el apoyo recibido desde las gradas estas dos semanas, Williams también ha conseguido más fans. Además de vivir en Francia y tener un entrenador francés, en sus entrevistas en la cancha después de los partidos ha hablado francés, una manera segura de conquistar los corazones franceses.

Su juego en las últimas dos semanas ha sido magnífico en términos generales.

Williams ganó su trigésimo partido consecutivo, su mejor marca personal y la racha más prolongada de victorias alcanzada por una tenista desde 2000, en las semifinales del jueves, cuando derrotó a la italiana Sara Errani 6-0, 6-1. Williams produjo una ventaja de 40-2 en winners, tuvo saques de más de 193 kph (120 mph), devolvió 10 saques para winners e incluso metió algunas voleas y un drop shot perfecto.

"Increíble", se maravilló Errani.

Ahora Sharapova, en el segundo puesto del ranking, verá lo que puede hacer frente a Williams.

En 2004, Sharapova, cuando tenía 17 años y era relativamente desconocida, sorprendió a Williams y al mundo del tenis al ganar la final de Wimbledon en sets corridos. Cuatro meses más tarde, Sharapova derrotó a Williams de nuevo, esta vez en la final del Campeonato de la WTA.

Las tenistas se han enfrentado 12 veces desde entonces: en canchas de pasto, rápidas y de arcilla, en interiores y en exteriores, en torneos grandes y pequeños, y Williams quedó 12-0 en esos partidos y ganó 24 de sus 27 sets en ese lapso.

"Todo lo que hice en el pasado no ha funcionado", dijo Sharapova, "así que tendré que tratar de hacer algo diferente".

___

Howard Fendrich está en Twitter como: http://twitter.com/HowardFendrich