Que Sonia Sotomayor se desempeñara como jueza de la Corte Suprema no sólo fue bueno para su carrera jurídica, también le retribuyó económicamente.

Sotomayor dijo el viernes que ha recibido pagos por adelantado de más de 3 millones de dólares por su libro de memorias "My Beloved World", el cual ha sido un éxito de ventas.

En las declaraciones financieras anuales de Sotomayor se muestra que el Grupo Knopf Doubleday le pagó 1,925 millones de dólares en 2012 como anticipo por su libro.

Esta cantidad es adicional a los 1,2 millones de dólares en adelantos que recibió de la editorial en 2010.

El libro salió a la venta en enero y se ha mantenido en la lista de éxitos editoriales de no ficción del diario New York Times, en la que estuvo cuatro semanas en el primer lugar.

La jueza, de 58 años, la primera hispana en la Corte Suprema y la primera candidata que propuso Barack Obama para ese cargo, ha recorrido este año el país como parte de la promoción de su libro. Sin embargo, las regalías y honorarios de sus diversas intervenciones no aparecerán sino hasta futuras declaraciones financieras.

La nueva fortuna de Sotomayor contrasta con el estilo de vida más austero que tenía antes de su ingreso en la Corte Suprema. En su primera declaración financiera, Sotomayor reportó pagos por miles de dólares al dentista y tarjetas de crédito desde cuentas que no tenían más de 65.000 dólares.

Sin embargo, en el último año y tras la publicación de su libro, Sotomayor se ha codeado con estrellas de Hollywood como Oprah Winfrey, también compró una casa nueva en el lujoso distrito de la Calle U en Washington y ha recibido regalos como libros, arte y joyas de sus admiradores a más de dos años después de que el Senado la confirmara en el cargo. También reportó tener más de 1 millón de dólares en una cuenta de banco y deudas en sus tarjetas de crédito por hasta 60.000 dólares en el año pasado.