Pedro Almodóvar ha llegado hoy afónico al estreno de su último filme, "Los amantes pasajeros", en Nueva York, donde muchas caras conocidas, desde Marc Jacobs a Kathleen Turner, se han acercado a descubrir su última comedia, que en Estados Unidos se ha traducido como "I'm So Excited".

Llegó, posó y se fue. Pedro Almodóvar se mostró muy sonriente en el cine Landmark Sunshine de Nueva York, pero no pudo decir ni una palabra a la prensa en el preestreno de "Los amantes pasajeros", así que lanzó un beso y cedió la voz a su tripulación.

Fue el "azafato" Carlos Areces quien dio las excusas oficiales a los "pasajeros" allí presentes. "Desde el vuelo ya estaba diciendo que se tenía que callar porque se iba a quedar sin voz. Pero no para, es como una enfermedad. ¿Qué pasa? Que ha llegado el día del estreno y, claro, está ronco. Ha tenido que ir al médico esta mañana", dijo.

Efectivamente, después de dar el martes una charla en el Lincoln Center, el normalmente muy locuaz cineasta esta noche dejó que fuera el resto quien hablara.

Además de Areces, acompañaron al director manchego en este viaje promocional neoyorquino Miguel Ángel Silvestre y Blanca Suárez, y después de su paso por Europa, queda por ver cómo reacciona el público de Estados Unidos ante la vuelta a la irreverencia del ganador de dos Óscar por "Todo sobre mi madre" y "Hable con ella", pero también de "¡Átame!", que fue calificada X en este país.

"Sabiendo que es una película de él se predisponen a algo así. Les apetece ver cómo vivimos la sexualidad en España. Les impresiona y les llama la atención, pero les gusta", ha dicho Silvestre sobre un filme que es una celebración de la libertad sexual, con fiesta de la espuma incluida, en la que ante la inminente catástrofe aérea de los pasajeros de un avión, afloran entre ellos todo tipo de impulsos eróticos y afectivos.

Estrella mediática en España gracias especialmente a su papel de El Duque en la serie "Sin tetas no hay paraíso", Silvestre no descarta intentar suerte en Estados Unidos, aunque no esta vez, por la agenda apretada de promoción que les llevará en los próximos días a Los Ángeles.

Su compañera de reparto y sentimental, Blanca Suárez, repite con Almodóvar tras "La piel que habito" y ha disfrutado de la otra cara de la afición del director.

"La película está teniendo bastante buena acogida. La gente aplaudió mucho y se reían bastante. En el Lincoln Center se lo pasaron muy bien" y ha añadido: "En todo el mundo entienden a Pedro como una parte viviente de la historia del cine".

Vestida con un ajustado diseño de pedrería de Pucci, Suárez ha sido una de las más guapas de la alfombra roja, sobre la que Almodóvar ha congregado a una amplia lista de celebridades de Nueva York.

La más animada, que incluso habló español, fue Kathleen Turner. La protagonista de "Fuego en el cuerpo" se mostró como una verdadera fanática del manchego. "Me encanta", exclamó, para luego explicar que es un cineasta con "personajes con mucha humanidad y sentido del humor".

El diseñador Marc Jacobs pasó de tapadillo con su pareja, mientras que su colega Calvin Klein y el actor Zachary Quinto sí posaron para los fotógrafos pero no concedieron entrevistas. Las actrices Patricia Clarkson, Amy Ryan o Parker Posey no quisieron perderse tampoco la comedia aérea del director que saltó a la fama en Estados Unidos con "Mujeres al borde de un ataque de nervios".

Y así se reafirmaba esta noche el romance de la vida cultural neoyorquina con Almodóvar, donde el director ha disfrutado del éxito que en España le fue negado con filmes como "La mala educación", y donde el MoMA llegó a rendirle un tributo que no quisieron perderse ni Madonna ni Sarah Jessica Parker, entre otros muchos.

Finalmente, entre la parroquia española de este estreno, dos presencias tan dispares como el cineasta Daniel Sánchez Arévalo, que así veía el filme por segunda vez, y el futbolista Carles Puyol.

"Los amantes pasajeros", que por su juego de palabras ha tenido que ser rebautizada en los países de habla inglesa como "I'm So Excited" (en referencia a la canción de The Pointer Sisters que interpretan los azafatos en el filme), llegará a las salas comerciales de Estados Unidos el 28 de junio.

Mateo Sancho Cardiel