Cuando era adolescente, Esther Williams soñaba con la gloria olímpica, como integrante del equipo de natación de Estados Unidos.

No la consiguió, y su premio de "consolación" fue el estrellato en el cine. De paso, fue la fuente inspiradora de un deporte que forma actualmente parte del programa olímpico.

La autodenominada "Sirena del Millón de Dólares", cuya belleza figura escultural y talento en la natación abrió paso a un género de películas (los musicales acuáticos en tecnicolor), falleció el jueves. Tenía 91 años.

Se le recordará por su fama en Hollywood, pero también por su influencia en la moda y en el nado sincronizado, el deporte olímpico inspirado por su ballet cinematográfico en el agua.

Williams murió mientras dormía el jueves, informó Harlan Boll, su publicista desde hace tiempo.

Siguiendo los pasos de Sonja Henie, que pasó de ser una campeona de esquí a una estrella de cine, Williams se convirtió en una de las estrellas más redituables de Hollywood, al participar en números acuáticos espectaculares que aprovechaban su belleza y figura perfecta.

Entre esos filmes destacan "Easy to Wed", "Neptune's Daughter" y "Dangerous When Wet" que seguían la misma fórmula: romance, música, un poco de comedia y una trama endeble que inevitablemente llevaba a Esther al agua.

Sus extravagancias acuáticas maravillaron a una segunda generación en televisión y en la compilación de películas "That's Entertainment". Entre sus compañeros de reparto estaban los actores más importantes de la MGM, incluidos Gene Kelly, Frank Sinatra, Red Skelton, el mexicano Ricardo Montalbán y Howard Keel.

Cuando era adolescente entrenó para los Juegos Olímpicos de 1940, que se iban a realizar en Helsinki. En 1939 ganó el título nacional femenino en los 100 metros estilo libre, estableció un récord en los 100 metros de nado de pecho y formó parte de varios equipos de relevos ganadores. Pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial obligó a cancelar las Olimpiadas y Esther se retiró de las competencias para ganarse la vida.

Se dedicó a vender ropa hasta que le ofrecieron actuar en el cine.

Williams en traje de baño se convirtió en una de las modelos favoritas de los soldados en la Segunda Guerra Mundial, y su popularidad continuó después. Tenía una personalidad cálida, fresca, honesta y con sentido del humor que encantaba a los entrevistadores.

Cuando la economía estadounidense empeoró y ello significó el fin de los costosos musicales a mediados de la década de 1950, Williams intentó actuar en papeles que no implicaban nadar, pero con poco éxito. Tras casarse en 1962 con el actor argentino Fernando Lamas, con quien protagonizó "Dangerous When Wet", Williams se retiró de la vida pública.

En una entrevista de 1984 explicó: "Un hombre increíble viene y te dice: 'Quisiera que te quedaras en casa y fueras mi esposa', y eso es lo más lógico para un latino. Y me encantó ser una esposa latina; te tratan muy bien. Hay mucha atención para ti a cambio de ese sacrificio".

Lamas fue el tercer esposo de Williams. Antes de ser famosa estuvo casada brevemente con un estudiante de medicina. En 1945 se casó con el locutor de radio Ben Gage, con quien tuvo tres hijos, Benjamin, Kimball y Susan. Se divorciaron en 1958.

Tras la muerte de Lamas en 1982, Williams volvió a surgir ante el público. Fue copresentadora de nado sincronizado en los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Angeles. Y publicó un video en el que enseñaba a nadar a los niños, al tiempo que promovió su propia línea de trajes de baño.

En 1999 publicó su autobiografía, titulada "The Million Dollar Mermaid".

"He sido una dama con suerte", dijo a The Associated Press en una entrevista de 1984. "He tenido tres carreras emocionantes. Antes del cine tuve la experiencia de las competencias de natación con la gran diversión de ganar. ... Tuve una carrera en el cine con todo el glamour que implica. Eso me llenó el ego, pero era sólo el merengue del pastel. Mi matrimonio con Fernando; ése era el relleno, era la manzana dentro del pastel".

___

La periodista de The Associated Press Lisa Tolin en Nueva York contribuyó con este despacho.