En la primera entrevista que concede desde su caída en desgracia hace dos años por unos comentarios antisemitas (y la primera que ofrece sobrio en su vida), John Galliano asegura a Vanity Fair que aquellos insultos fueron lo peor que ha dicho nunca.

"Es lo peor que he dicho en toda mi vida, pero no lo creía... He estado tratando de entender por qué toda esa rabia fue dirigida a esa raza. Y ahora me doy cuenta de que estaba tan enfadado y descontento conmigo mismo que dije lo más despreciable que podía", asegura el modisto.

En un anticipo de la entrevista que se puede ver hoy en la página web de la revista, Galliano reitera que no recuerda aquella noche de 2010 en la que profirió insultos antisemitas a tres personas y manifestó su admiración por Hitler en un bar en París, que fueron grabados en video.

"Cuando la gente me empezó a decir que había hecho esas cosas terribles empecé a dar vueltas en círculo sin saber realmente qué había pasado. Mi ayudante me dijo lo del video, y cuando lo vi, vomité", reconoce el modisto, que tras el escándalo fue despedido por la casa francesa Christian Dior.

En la extensa entrevista, que va acompañada por unas imágenes tomadas por la famosa fotógrafa de origen judío Annie Leibovitz, el gibraltareño afirma que, "aunque suene un poco extraño", está "muy agradecido de lo que pasó", porque dice haber "aprendido mucho" sobre sí mismo.

"He redescubierto a ese niño que tenía ese hambre de crear, lo que creo que había perdido. Estoy vivo", manifiesta.

Durante estos dos años se ha dedicado a la rehabilitación, para lo que fue internado en un centro de Arizona (EE.UU.) en marzo de 2011, y a tomar ciertos pasos para "enmendar" sus errores, como leer libros sobre el Holocausto o reunirse con líderes judíos y tratar así de allanar el camino de regreso al mundo de la moda.

En febrero de este año, su amigo y también modisto Óscar de la Renta le invitó a colaborar con él para su desfile en la Semana de la Moda de Nueva York, cuando volvió a levantar polémica tras aparecer en público vestido con un atuendo similar al de los judíos ortodoxos.