Integrantes de familias afectadas directamente por las deportaciones acudieron el miércoles para suplicar al Congreso la aprobación inmediata de una reforma migratoria integral que permita la reunificación de sus familias.

La delegación, procedente de varios estados, incluyó numerosos niños que acudieron vestidos con camisetas que rezaban en inglés "Nacido en EEUU. No te lleves a mi mamá ni mi papá" y entregaron a varios congresistas demócratas al menos dos mil cartas recogidas a lo largo de Estados Unidos.

Algunos subieron al podio para pedir, a veces en inglés y otras veces en español, la aprobación de una ley que les permita reunirse con el resto de su familia en territorio estadounidense.

"Le pido a los congresistas incluir a mi familia en la reforma migratoria para que podamos regresar a Estados Unidos", dijo en inglés Isidro Espinal, un estadounidense de 16 años que reside en México desde que sus dos padres fueron deportados en 2009.

El congresista Luis Gutiérrez lució visiblemente conmovido por los testimonios. Tras secarse las lágrimas, reclamó al presidente Barack Obama por no haber detenido las deportaciones de manera inmediata.

"He mantenido el silencio hasta hoy, pero es hora de hablar al poder y decirle 'paren las deportaciones''', dijo. "Si él dice que los Dreamers son gente buena, ¿por qué sigue deportando a sus padres? Sea humano", añadió.

"El presidente dice que apoya el plan del Senado y si tú escapas de mi plan de deportación, entonces te puedes beneficiar (del plan del Senado). ¿Cómo es eso posible? No es lógico", agregó refiriéndose al proyecto de ley que debatirá el pleno de la cámara alta la semana próxima.

La medida, que otorgaría un camino a la ciudadanía a millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos de manera ilegal, fue aprobada el mes pasado con un sólido voto bipartidista de senadores de la Comisión Judicial del Senado.

Un grupo bipartidista de ocho representantes aún no ha presentado su versión de una reforma integral pese a que negocia de manera interrumpida desde 2009 a puertas cerradas. El grupo, al que pertenece Gutiérrez, planeaba reunirse la tarde del miércoles.

Araceli Cruz, una mexicana residente en Nueva York cuyo esposo también mexicano -con quien tuvo dos hijas estadounidenses- fue deportado el año pasado, dijo querer "una familia como la del presidente Barack Obama. El tiene dos hijas y es muy afortunado. Mis hijas quieren abrazar a su padre en este momento y no pueden".

"Viene el Día de los Padres y mis hijas quieren abrazarlo. Es muy triste", agregó.

El evento culminó con una canción interpretada por varios jóvenes presentes titulada "Se llevaron a mi padre".

----

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo