Si muero, dejad el balcón abierto", escribió Federico García Lorca en su poema "Despedida". Hoy, la comunidad cultural de Nueva York, entre ellos la cantante Patti Smith, y los poetas John Giorno y Tracy K. Smith, se asomaron a su obra y a su vida desde la Biblioteca Pública de la ciudad.

Coincidiendo con la muestra "Back Tomorrow / Federica García Lorca / Poet in New York", los versos del granadino volvieron a sonar en la ciudad donde Lorca "con nosotros y como nosotros, encontró un nuevo principio", dijo el comisario de la exposición Christopher Maurer en la víspera del 115 aniversario del nacimiento del poeta.

Sobre principios y finales versó el acto de homenaje al autor de "Yerma" o "La casa de Bernarda Alba" en el teatro, pero en Nueva York, ante todo, poeta. Y si todo arrancaba con "Las morillas de Jaén" sonando como en 1930 con la voz de La Argentinita, se bajaba el telón con el espíritu punk de Patti Smith plegada al romancero gitano.

"Los telones se cierran pero están abiertos (...) Un tiro. Un muerto. Ese no es el final de nuestro poeta", dijo la cantante, quien interpretó acompañada por una simple guitarra la canción "Wing" y "Beneath the Southern Cross", entrelazadas con el poema de "Navidad en el Hudson" o sus recuerdos en Granada, cuando vio la guitarra española de García Lorca.

Antes que ella habían pasado por el escenario y reconocido la influencia que el poeta español había jugado en sus obras varios literatos. Philip Levine, ganador del National Book Award en 1991, lo recordaba a través de los poemas que le dedicó su compañero Rafael Alberti.

O la ganadora del Pulitzer, Tracy K. Smith, que embrujada por el "duende" de García Lorca había titulado con esta palabra algunos de sus versos, que leyó ante la audiencia para más tarde recitar a dúo junto a Paul Muldoon nuevas rimas y el poema "Muerte".

La ruptura de la solemnidad llegó gracias a John Giorno, que a las influencias poéticas lorquianas sumaba también una vida rodeado de Andy Warhol, William Borroughs o Robert Mapplethorpe, además de la propia Patti Smith.

Aunque dijo que quería leer su poema "Lorca, Please Help Me", reconoció que lo había dejado en casa y desembocó en una divertida performance en la que recreaba un discurso políticamente incorrecto para su 70 cumpleaños.

Y en un acto consagrado a los versos del poeta fusilado durante la Guerra Civil el 19 de agosto de 1936, por fin se escuchó el español de la mano de su sobrina, Laura García Lorca, quien eligió, entre otros, el "Poema del joven", para volver a recitar aquello de "quiero morirme siendo / siendo amanecer / quiero morirme siendo / siendo ayer".

HASH(0x8c9cf64)

Por Mateo Sancho Cardiel