Avandia, una píldora contra la diabetes que anteriormente era muy vendida y que fue sometida a restricciones importantes de seguridad en 2010, quizá no sea tan riesgosa como se pensaba, de acuerdo con el análisis más reciente del controvertido medicamento de GlaxoSmithKline.

La Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) está revisando una nueva interpretación del estudio fundamental sobre el riesgo de Avandia de producir infartos, que indica que el producto es tan seguro como otros tratamientos previos para la diabetes.

En un encuentro poco habitual esta semana, la FDA pedirá a un panel de expertos votar sobre una serie de opciones para el fármaco, incluso el levantamiento de las restricciones sobre su uso.

La revisión positiva de la seguridad del medicamento, realizada por investigadores de la Universidad de Duke, es el giro más reciente en un debate de varios años sobre Avandia que ha dividido a los expertos médicos, lo que le ha costado a Glaxo miles de millones de dólares y posiblemente ha resultado en un número desconocido de ataques al corazón.

Aprobada en 1999, Avandia se volvió la pastilla para la diabetes de más venta en el mundo en 2006, con ventas por 3.400 millones de dólares, pero las recetas se desplomaron el año siguiente después que un análisis de decenas de estudios sugirió que Avandia podría aumentar el riesgo de ataques al corazón.

Actualmente Avandia se prescribe a apenas 3.000 pacientes en Estados Unidos. En 2009, el medicamento fue recetado 2,7 millones de veces.