Jason Kidd, uno de los mejores armadores que han jugado en la NBA, anunció el lunes su retiro tras 19 temporadas al más alto nivel.

Kidd fue una vez campeón de la NBA y ganó en dos ocasiones medallas olímpicas de oro con Estados Unidos. Diez veces fue seleccionado al juego de estrellas, que reúne a la crema y nata de la NBA. Pero a los 40 años sintió que no estuvo a la altura de las circunstancias en los playoffs y decidió jubilarse cuando todavía tiene otros dos años en el contrato por tres temporadas que firmó el año pasado con los Knicks.

"Tuve una carrera increíble, pero llegó el momento de ponerle fin luego de 19 años", dijo Kidd en un comunicado distribuido por los Knicks. "Cuando pienso en los años que jugué con cuatro equipos en la NBA, tengo grandes recuerdos de todas las temporadas y le agradezco a todos mis compañeros y técnicos".

El anuncio se produjo pocos días después de que otro cuarentón, Grant Hill, con quien Kidd compartió el premio al Novato del Año en 1995, informase también que se alejaba del deporte.

Kidd tuvo un enorme impacto en todos los equipos en los que jugó. Llevó a un sexteto sin pergaminos, los Nets, a la final del 2002-03; ayudó a sacar campeón a los Dallas Mavericks en el 2011 e integró el equipo de los Knicks que pasó a la segunda ronda de los playoffs por primera vez desde el 2000.

Tiene un promedio de 12,6 puntos, 8,7 asistencias, 6,3 rebotes recuperados y 1,93 robos de balón en una carrera que incluyó asimismo un paso por Phoenix.

Se hizo sentir de muchas maneras. Está tercero, por ejemplo, en la tabla histórica de jugadores que más triples encestaron, pese a que cuando irrumpió en la NBA se decía que no tenía un buen tiro de lejos.

"El valor de Jason para los Knicks y para la NBA no puede medirse solo con las estadísticas", sostuvo el gerente general de los Knicks Glen Grunwald. "Todos vimos las ganas que pone y comprendimos por qué Jason es considerado uno de los mejores armadores, y líderes, que jamás ha habido".

Los Knicks lo contrataron por tres temporadas el año pasado e integró un equipo con dos armadores que ganó 54 partidos y su primer título de la división del Atlántico desde 1994.

"El liderazgo de los veteranos dentro y fuera del campo de juego fue un factor enorme en la obtención de 54 victorias y de la división del Atlántico", dijo el técnico Mike Woodson. "Jason se hizo sentir en el vestuario y fue un honor para mí el haberlo dirigido".

___

Brian Mahoney está en Twitter como http://www.twitter.com/Briancmahoney