El poder encestador del alero Paul George y del pívot jamaicano Roy Hibbert dentro de la pintura fueron las claves que permitieron a los Pacers de Indiana ganar por 91-77 a los Heat de Miami en el sexto partido de las finales de la Conferencia Este que están empatadas a 3-3.

El séptimo y decisivo partido se jugará el próximo lunes en el American Airlines Arena, de Miami, y el ganador se enfrentará en las Finales de la NBA a los Spurs de San Antonio, que barrieron 4-0 la serie en la Conferencia Oeste ante los Grizzlies de Memphis.

George, que fue una máquina de hacer puntos, anotó 28 después de encestar 11 de 19 tiros de campo, incluidos 3 de 5 triples, y 3-4 de personal, capturó ocho rebotes --todos fueron defensivos--, dio cinco asistencias y recuperó tres balones.

Mientras que Hibbert volvió a ser el jugador decisivo de los Pacers dentro de la pintura, donde superó sin problemas a los hombres altos de los Heat, especialmente al pívot Chris Bosh, que continúa sin mostrar su mejor nivel.

El pívot jamaicano aportó un doble-doble de 24 puntos y 11 rebotes, que lo convirtieron en la figura del juego defensivo de los Pacers, además de poner un tapón.

El ala-pívot David West, que en la primera parte no consiguió anotación en siete tiros de campo, surgió en el la segunda al acertar 5 de 7 para 11 puntos, incluidos ocho en el decisivo cuarto periodo.

Mientras que el base George Hill llegó a los 16 puntos y seis asistencias, siendo el cuarto jugador de los Pacers que tuvieron números de dos dígitos.

"La clave de nuestro triunfo estuvo en la gran defensa que realizamos en la segunda parte y en la buena selección de tiros a canasta", declaró Frank Vogel, entrenador de los Pacers. "Ahora tenemos las mismas posibilidades que los Heat de conseguir la victoria en el séptimo partido y esa será nuestra lucha".

Como equipo los Pacers tuvieron un 50 (37-74) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 55 (6-11) de triples, comparados al 36 (26-72) y 56 (10-18) de triples, respectivamente, de los Heat, volvieron a perder la lucha bajo los aros al capturar sólo 33 rebotes por 53 de Indiana, que pudo compensar las 18 perdidas de balón por 13 de sus rivales.

Los Pacers también dominaron en las anotaciones desde dentro de la pintura al conseguir 44 puntos por 22 de los Heat.

"Las pérdidas de balón, siguen siendo nuestra asignatura pendiente de cara al séptimo partido", admitió Vogel. "Seguro que el partido será muy diferente al de hoy, especialmente a lo que vimos en la segunda parte".

El partido dejó de ser interesante en el tercer periodo cuando los Pacers lograron una racha de 14-2 y los Heat sólo pudieron anotar 1 de 11 tiros de campo y en la recta final del mismo tuvieron un parcial de 66-49, que sería decisivo.

Los Heat lo máximo que pudieron acortar distancias fue a cuatro puntos en el último periodo, pero sin que pudiesen tener posibilidades reales de conseguir la remontada.

"Hemos sido nuestros mayores enemigos en la segunda parte porque no hicimos bien las cosas y perdimos la concentración y el esfuerzo como equipo", destacó Erik Spoelstra, entrenador de los Heat. "El único análisis que vale ahora es que el lunes tenemos que ganar en nuestro campos el partido que nos permita llegar de nuevo a las Finales de la NBA".

El alero LeBron James volvió a ser el líder del ataque de los actuales campeones de la NBA al conseguir 29 puntos (10-21, 2-4, 7-8), capturar siete rebotes, todos fueron defensivos, repartir seis asistencias, recuperar dos balones, perdió cuatro, y puso un tapón.

También, una vez más, como ha sido la historia en esta serie, James se quedó sólo en los momentos decisivos sin que sus dos compañeros de los Big Three, el escolta Dwyane Wade y Bosh le ayudasen.

La baja por suspensión del ala-pívot Chris Andersen se notó en el juego bajo los aros, aunque el pívot reserva Joel Anthony capturó ocho rebotes.

Pero Wade sólo anotó 10 puntos (3-11, 1-2, 3-5), capturó dos rebotes, recuperó dos balones y dio una asistencias, mientras que Bosh logró cinco tantos (1-8, 1-1, 2-2), comparados a los 24 de Hibbert.

Esta vez, el apoyo que debieron darle a James el resto del equipo de los Heat no hizo acto de presencia y la mejor demostración quedó plasmada en las 16 canastas que anotaron de 51 tiros de campo con sólo un 31,4 por ciento de acierto.

Los Heat empataron la anotación más baja en lo que va de temporada que la tenían también desde que jugaron el pasado 8 de enero ante los Pacers, en el mismo escenario del Bankers Life Fieldhouse, de Indianápolis.

Los Pacers, que tienen marca de 4-1 en los enfrentamientos que han mantenido esta temporada contra los Heat, en su campo, llegan por primera vez a un séptimo partido de las finales de la Conferencia Este desde que lo hicieron en 1998, cuando se enfrentaron a los Bulls de Chicago y su estrella Michael Jordan.

Al final los Bulls ganaron la serie 4-3 y también el título de liga, el sexto y último del equipo de Chicago con Jordan de estrella.