Victoria Azarenka superó un arranque lento y 10 dobles faltas el sábado para vencer 4-6, 6-3, 6-1 a la francesa Alize Cornet y llegar a la cuarta ronda del Abierto de Francia.

Ex número uno en el ranking y tercera preclasificada, la bielorrusa avanzó a pesar de que le rompieron el servicio seis veces. Echó fuera un fácil remate por encima de la cabeza con el que perdió el primer game del último set, pero luego se llevó los últimos seis games gracias a un incansable juego en la línea que agotó a Cornet.

Las gradas de la cancha central estaban semivacías. Es probable que haya más gente presente para ver a Azarenka la próxima semana, y también habrá más en juego.

"El estar en la cancha central es algo que me motiva cada vez que entro", le dijo al público después de su victoria, "y estoy ansiosa de volver aquí".

Azarenka ha ganado el Abierto de Australia en cada uno de los últimos dos años. Roland Garros es el único torneo grande en el que aún no llega a semifinales.

Cornet, preclasificada 31ra, tropezó y cayó al principio de la segunda manga y tardó en levantarse. Pareció estar ilesa, pero fue perdiendo la compostura a medida que el partido se le escapaba de las manos, gritándose a sí misma entre cada punto.

Por otro lado, la estadounidense Sloane Stephens llegó a la cuarta ronda por segundo año consecutivo con una victoria de 6-4, 6-7 (5), 6-3 sobre Marina Erakovic, que fue penalizada con un punto en el tercer set por recibir asesoría.

Stephens, 17ma preclasificada, ganó los últimos tres games frente a Erakovic, la primera mujer de Nueva Zelanda en llegar a la tercera ronda en París.