Con o sin Triple Corona, se aproxima el Belmont Stakes.

En ciertos años, el Belmont puede ser la carrera hípica más importante del mundo. En otros, cuando no está en juego la Triple Corona, presenta otras emociones.

Este es uno de esos otros años. Cuando Orb, el ganador del Derby de Kentucky, fue derrotado por Oxbow en el Preakness hace dos semanas, la sequía sin un campeón de la Triple Corona llegó a 35 años.

"No hay la misma expectativa que cuando un caballo gana las primeras dos carreras", dijo el entrenador Todd Pletcher. "Pero para mí, el Belmont Stakes sigue siendo uno de los premios más codiciados en el hipismo, y ciertamente con el estatus de Nueva York como líder en carreras de Estados Unidos, yo diría que es uno de los dos eventos más importantes para tresañeros".

Ciertamente, cuando los competidores se coloquen en posición de arrancar para la 145ta edición del Belmont el próximo sábado, habrá abundantes historias aguardando a desenvolverse en la milla y media de Belmont Park.

Entre ellas está lo mejor por debajo del intento de obtener la Triple Corona: una revancha entre el ganador del Derby y el triunfador del Preakness. Además, Pletcher meterá cinco caballos a la carrera — un récord_, y uno de ellos, Unlimited Budget, podría darle a Rosie Napravnik una oportunidad de convertirse en la primera amazona en ganar una carrera de la Triple Corona encima de una potranca.

Ello está lejos de la enorme expectativa el año pasado para que se acabara la sequía de la Triple Corona, cuando I'll Have Another ganó el Derby y el Preakness en finales emocionantes, pero luego tuvo que cancelar su participación la víspera del Belmont debido a que se lesionó un tendón.

"La meta cada año es competir en las clásicas", dijo el entrenador Tom Albertrani, que ganó el Preakness de 2006 con Bernardini y este año meterá a Freedom Child en el Belmont. "Cuando ves las carreras de la Triple Corona en televisión, sabes que estás viendo competir a los mejores".

El Belmont conservará ese nivel si se mantiene la probable alineación para el día de la carrera.

Orb espera volver en su mejor forma luego de finalizar en cuarto sitio en el Preakness, cuando el potro de tres años montado por el dominicano Joel Rosario no logró hallar mucho margen de maniobra tras alejarse del poste de adentro.

"Está bien; tiene buen apetito y me gustaría correrlo", dijo esta semana el entrenador Shug McGaughey, miembro del Salón de la Fama, frente a su establo en Belmont Park.

Tendrá que vencer a Oxbow, así como a otros 12 caballos que se espera se inscriban el miércoles.

___

Richard Rosenblatt está en Twitter como: http://www.twitter.com/rosenblattap