Una instructora de Zumba involucrada en un escándalo de prostitución que incluye videos sexuales, adulterio y más de 100 clientes, le dijo al juez que la condenó el viernes a 10 meses en la cárcel, que está feliz de haber escapado de la vida que llevaba.

Entre lágrimas, Alexis Wright dijo que sintió alivio cuando la policía allanó su negocio el 12 de febrero de 2012, porque quería dejar esa vida.

"En mis ojos soy libre, estoy libre de esto", le dijo al juez. "Tengo una increíble fuerza que sabía que estaba en mí en alguna parte. Ahora que tengo la fuerza, quiero animar a otros a salir a la luz. Quiero que sepan que hay al menos una persona que creerá su historia, sin importar lo inverosímil que parezca".

La ex madre soltera fue acusada de conspirar con Mark Strong, dueño de un negocio de seguros, para operar un negocio de prostitución en el que ella grababa videos de los clientes sin su conocimiento y mantenía registros detallados durante un período de 18 meses. Dice que ganaba 150.000 dólares libres de impuestos. También cobraba más de 40.000 dólares en asistencia pública.

En un extraño giro en el ya de por sí inusual caso, la defensa dijo en un documento presentado al tribunal que Wright se convirtió en parte de la empresa de investigación privada de Strong y fue manipulada para creer que era un "operativo" que trabajaba para el estado con la encomienda de investigar a "toda clase de desviados sexuales".

Su abogada, Sarah Churchill, dijo el viernes que Wright, entrenada por Strong, pensaba que investigaba casos de sexo, aunque los clientes le pagaban grandes sumas de dinero.

Churchill dijo que el autoengaño es un mecanismo de supervivencia para las mujeres que ejercen la prostitución.

Sin embargo la subprocuradora de distrito Justina McGettigan dijo que los investigadores siguen creyendo que Wright fue una "participante voluntaria" en el negocio de prostitución.

"El Estado cree que ella y Mark Strong eran socios igualitarios y que ella desempeñó un papel activo en la operación", dijo a los periodistas.

El escándalo que tuvo lugar en Kennebunk, una ciudad costera conocida por sus mansiones junto al mar, playas y encanto de Nueva Inglaterra, se convirtió en una sensación luego de que fue revelado que Wright tenía al menos 150 clientes, algunos de ellos importantes. Hasta ahora, los acusados ??incluyen a un ex alcalde, un entrenador de hockey de una escuela secundaria, un ministro, un abogado y un bombero.

Hasta la fecha, 68 clientes ??han sido acusados ??y más de la mitad han sido condenados, dijo McGettigan. Otro 40 permanecen bajo investigación, agregó.

___

David Sharp está en Twitter como: http://twitter.com/David_Sharp_AP