En Bayern Múnich buscará mañana coronar una temporada de ensueño logrando el triple en la final de la Copa de Alemania contra el Stuttgart que estará naturalmente al acecho de la sorpresa que, además, le serviría para salvar una temporada desastrosa.

Sobre el papel, lo único que podría hablar a favor del Stuttgart es que, tras ganar la Bundesliga y conquistar la Liga de Campeones la semana pasada, el Bayern tenga problemas para mantener la tensión alta.

La posición del club ha sido aplazar la fiesta definitiva hasta que no se tenga el triple pese a que, durante el banquete posterior a la semifinal de la Liga de Campeones, el presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge, se haya permitido bromear diciendo que el Bayern puede ganar la final con 1,8 por mil de alcoholemia.

Si al Bayern presenta el juego que ha mostrado durante toda la temporada -en la que sólo ha perdido tres partidos en todas las competiciones que ha disputado- es difícil pensar que el Stuttgart pueda tener alguna opción.

Por eso, al equipo suabo -cuya llegada a la final copera le permite maquillar una temporada desastrosa- sólo le queda el recurso de apelar a la épica.

En lo personal, el Bayern no podrá contar con los brasileños Dante y Luiz Gustavo, que tuvieron que volar a Brasil para incorporarse a su selección.

La baja de Dante es especialmente sensible puesto que el central brasileño había sido titular habitual en la defensa y a que, ante la lesión de Holger Badstuber, Jupp Heynckes no tiene muchas posibilidades para esa demarcación.

Lo más probable es que, ante la baja de Dante, Jerome Boateng y Daniel van Buyten formen la pareja de centrales. Javi Martínez sería un alternativa pero es más que improbable que Heynckes quiera disolver el exitoso dúo que el español forma con Bastian Schweinsteiger en el centro del campo.

El Stuttgart llega al partido plenamente consciente del favoritismo del Bayern. Para muchos jugadores del Stuttgart, por otra parte, se trata del partido más importante de su carrera pues estarían ante la posibilidad de conseguir su primer título.

Uno de los personajes de la final es sin duda alguna el entrenador del Bayern, Jupp Heynckes, que puede despedirse del club bávaro con el triplete.

Además, curiosamente sería la primera vez que Heynckes lograse ganar la Copa de Alemania.

Hasta ahora, los equipos europeos que lograron el triplete en sus países fueron Celtic de Glasgow (1967), Ajax Amsterdam (1972), PSV Eindhoven (1988), Manchester United (1999), FC Barcelona (2009) e Inter de Milán (2010).

Alineaciones probables:

Bayern: Neuer; Lahm, Boateng, Van Buyten, Alaba; Javi Martínez, Schweinsteiger; Robben, Müller, Ribery; y Mandzukic.

Stuttgart: Ullreich; Sakai, Tasci, Niedermeier, Molinaro; Gentner, Boka; Harnik, Traoré; Maxim; e Ibisevic.

Arbitro: Manuel Gräfe.

Estadio: Olímpico de Berlín.