El cantante británico George Michael abandonó hoy el hospital en el que estaba ingresado desde que el pasado 17 de mayo sufrió un accidente de coche en una autopista al norte de Londres.

El artista, de 49 años, fue trasladado al hospital con heridas en la cabeza después de caerse a la calzada desde el vehículo en el que circulaba por la vía M1, a la altura del condado de Hertfordshire, al sureste de Inglaterra.

Michael, que no conducía el vehículo sino que viajaba como pasajero, sufrió "cortes superficiales y moratones", según publicaron los medios británicos.

"Podemos confirmar que George Michael ha sido dado de alta del hospital y continúa su recuperación. Está bien y da las gracias a todos por los mensajes de apoyo", según un comunicado hecho público a través de la página web del cantante.

Si bien no hubo más vehículos implicados en el incidente, la policía tuvo que cortar la autopista en sentido norte durante una hora, mientras el equipo de emergencias estabilizaba al cantante antes de trasladarlo a un hospital.

Una testigo que circulaba detrás del coche de Michael relató al tabloide sensacionalista "The Sun" que el artista "respiraba y estaba consciente pero en shock" tras el accidente.

El cantante estuvo implicado en otro incidente de tráfico en septiembre de 2010, cuando fue condenado a ocho semanas de prisión tras estrellar un Range Rover contra el escaparate de una tienda al norte de Londres.

Durante el juicio, se declaró culpable de conducir bajo los efectos de las drogas así como de posesión de cannabis.

A finales de 2011, estuvo varias semanas ingresado en un hospital de Viena aquejado de una grave neumonía que puso en peligro su vida.